Defensor del Paciente

En Aragón se denuncian al año más de 120 negligencias en hospitales públicos

La gran mayoría de estas demandas son archivadas, algunas se resuelven mediante el pago de indemnizaciones o derivan a los tribunales, mientras que muy pocas pasan a la jurisdicción penal.

Hospital Miguel Servet
Hospital Miguel Servet
ESTHER CASAS

En la Comunidad aragonesa se realizan cada año más de 120 denuncias de presuntas negligencias médicas en hospitales y centros sanitarios públicos, que enfrentan contra la administración a pacientes supuestamente afectados por una praxis deficiente.

Así lo ha asegurado el letrado de la Asociación del Defensor del Paciente en Zaragoza, el abogado Ricardo Agoiz, quien se ha hecho responsable en los últimos años de la representación de afectados cuyos casos se han tramitado ante la administración o en los tribunales de justicia.

Agoiz ha explicado que la media de denuncias registradas al año en la Comunidad está estabilizada desde hace unos cinco años, con pequeñas variaciones que no han supuesto una modificación sustancial de esta tendencia.

Resoluciones

Según el letrado, algunas de estas demandas se resuelven en vía administrativa mediante el pago de indemnizaciones, una gran parte son archivadas al entender la administración que no existe una relación causa y efecto entre las supuestas afecciones denunciadas y otra deriva finalmente a los tribunales de lo contencioso y, en algún caso, a la jurisdicción penal.

Si finalmente se produce el pago de una indemnización, son las aseguradoras contratadas por el Gobierno aragonés para cubrir las posibles negligencias quienes se hacen cargo del pago.

Praxis deficientes

El último caso defendido por Agoiz es el de un paciente que se contagió de una bacteria tras una operación, realizada en el Hospital Miguel Servet de Zaragoza en 1998, para extirpar un carcinoma en la lengua.

En una reciente sentencia el Tribunal Supremo, estimó la demanda del paciente y condenó a la administración a pagarle 300.000 euros por las secuelas que sufrió tras esperar durante siete días recibir un tratamiento antibiótico contra la infección padecida.

Pero este no es el único caso reciente registrado en Aragón, ya que a principios de mes una aseguradora aceptó pagar 800.000 euros a los padres de un bebé, nacido en 2010, que padece graves secuelas físicas y mentales debido a una supuesta atención deficiente a la madre en el parto.

Este acuerdo se produjo en el marco de una denuncia penal que tramita el Juzgado de Instrucción número 8 de Zaragoza por una presunta negligencia médica contra la comadrona y el ginecólogo de un hospital privado que atendieron a la madre.

En el pasado mes de mayo, una mujer de 50 años fue indemnizada con medio millón de euros a causa de las secuelas padecidas por un mal tratamiento antialérgico, que le produjo una encefalopatía hipóxica que le dejó incapacitada.

El Gobierno aragonés, a través de sus aseguradoras, también tuvo que indemnizar en febrero de este año con 240.000 euros a un niño de 13 años con cardiopatía congénita que sufrió graves secuelas, entre ellas daños cerebrales, al ser trasladado desde Teruel a un hospital de Madrid en un vehículo privado en lugar de en ambulancia.

El especialista del centro turolense ordenó el traslado del paciente al Gregorio Marañón de Madrid para la realización de una complicada intervención quirúrgica, pero comunicó a los padres que el traslado debían hacerlo ellos en su coche.

El menor padeció dos paradas cardíacas en el hospital madrileño y los especialistas comunicaron a sus padres que su afección había empeorado en el viaje y que debían practicarle un trasplante de corazón para salvarle la vida.