Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

La DGA y los empresarios defienden los recortes

El presidente de Aragón ha recordado que la Comunidad aragonesa inició sus ajustes en el presupuesto de 2010, "en el que ya se redujo más de un 4% el gasto corriente y en el que se fijaron medidas para evitar el crecimiento de las plantillas del personal de la función pública".

Marcelino Iglesias
La DGA y los empresarios defienden el ajuste
ENRIQUE CIDONCHA

El Gobierno de Aragón y los empresarios han defendido las medidas para rebajar el déficit anunciadas por el presidente José Luis Rodríguez Zapatero, a quien PP, CHA e IU han calificado de "mentiroso", de "incapaz" y de "poco fiable", mientras que los sindicatos han rechazado el ajuste por considerarlo "muy duro" e insolidario con los trabajadores.

Al termino de una reunión en Madrid con el vicesecretario general del PSOE, José Blanco, la secretaria de Organización, Leire Pajín, y el secretario de Política Autonómica, Gaspar Zarrías, el presidente aragonés, Marcelino Iglesias, ha dicho que se trata de arrimar todos el hombro para resolver los problemas que se han creado y buscar soluciones que tengan un efecto rápido en los mercados.

Iglesias, que ha participado en la reunión junto a los otros dirigentes territoriales socialistas, ha destacado que la situación presupuestaria de Aragón es bastante más saneada que la de otras autonomías, en déficit y deuda, con unas cifras del paro cinco puntos por debajo de la media nacional.

No obstante, ha dicho, la situación económica general "nos afecta a todos y nosotros, como todos los demás, tendremos que cooperar en el esfuerzo para superar este momento de dificultad", y ha añadido que ahorrar 1.200 millones de euros por parte de comunidades y corporaciones locales es "bastante asumible".

"Hay que repartir la crisis"

También los consejeros de Industria y Economía, Arturo Aliaga y Alberto Larraz, respectivamente, se han pronunciado al respecto, el primero para decir que "hay que repartir la crisis" y "las penurias" entre todos, para mejorar la imagen del país y crear empleo, y, el segundo, para plantear la necesidad de que los trabajadores de la Función Pública hagan un esfuerzo para contribuir a una "más rápida salida de la crisis".

Larraz ha recordado que las medidas responden al expediente que hace poco tiempo abrió la Unión Europea a trece de los dieciséis países de la zona euro en aplicación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria.

En las Cortes de Aragón, los portavoces de PP, CHA, IU han mostrado, por distintos motivos, su discrepancia con las medidas de Zapatero, a quien no han dudado en tildar de "mentiroso", de "incapaz" y de "poco fiable".

El portavoz popular, Eloy Suárez, ha afirmado que en la Comunidad hay margen para recortar el gasto público sin tener que entrar a plantear medidas que afectan a los servicios sociales, y ha lamentado la "grave irresponsabilidad política" de Zapatero, quien ha "perdido" dos años sin adoptar medidas necesarias para resituar a España en el escenario que el corresponde.

La presidenta de CHA, Nieves Ibeas, ha advertido de que su partido no aceptará "jamás" que se apliquen medidas de equidad en el recorte del gasto público de las Administraciones, después de la constante reducción de la inversión pública que ha sufrido Aragón por parte del Estado en los últimos años, y Adolfo Barrena (IU) ha pedido a Zapatero que se "atreva" con las grandes fortunas y con el "capital", en lugar de adoptar medidas contra la crisis que "criminalizan" a los trabajadores y al sector público.

Javier Allué (PAR) ha exigido, por su parte, a PSOE y PP, pero también al resto y a todas las administraciones públicas, que trabajen para alcanzar un Pacto de Estado que implemente medidas que no sean tan duras y gravosas como las propuestas hoy, mientras que Jesús Miguel Franco (PSOE) ha reconocido que el esfuerzo que se requiere a los funcionarios es "duro", pero "intelectualmente entendible" desde el planteamiento que su puesto de trabajo está "garantizado".

Los sindicatos, en contra

Los sindicatos se han alzado también en contra del plan y UGT lo ha calificado como un "ajuste muy duro", por lo que ha reclamado que se respete el principio de equidad entre todos los ciudadanos y pide que no afecte ni interfiera en el dialogo social para la reforma laboral.

El secretario general de CC.OO. Aragón, Julián Buey, ha advertido por su parte que el plan "no será útil", además de que frena la reactivación económica y supone una "cesión ante los sectores económicos más especulativos".

Los empresarios, conformes

Por su parte, el presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Zaragoza, Manuel Teruel, ha manifestado que en España se ha vivido por encima de "nuestras posibilidades" y disfrutando de logros sociales "a crédito" del dinero prestado por otros países, y esa situación hay que ajustarla con esfuerzo y sacrificio de todos.

Desde el Ayuntamiento de Zaragoza, el equipo de gobierno, por medio del consejero de Economía y Hacienda, Francisco Catalá, ha reconocido que las medidas son duras, pero no afectan al Estado del Bienestar, a la espera de analizar "la letra pequeña" del decreto.

Etiquetas