Aragón

PINTURA

Empieza la restauración de las pinturas de Goya en la cartuja de Aula Dei

Los trabajos, que durarán dos años y han sido adjudicados a la empresa Tracer, no variarán el régimen de visitas.Tres restauradoras, que participarán en el proyecto, ya han conseguido el permiso necesario

Empieza la restauración de las pinturas de Goya en la cartuja de Aula Dei
Empieza la restauración de las pinturas de Goya en la cartuja de Aula Dei
Heraldo

El Gobierno de Aragón ha adjudicado los trabajos de restauración de las pinturas de Goya en la cartuja de Aula Dei a la empresa Tracer S. L. El importe de la adjudicación es de 381.616 euros, y el plazo de ejecución de la obra de 24 meses. Tracer, empresa que ya realizó el diagnóstico previo de los problemas que sufre la obra, acaba de empezar a trabajar en el proyecto, por lo que el conjunto podría estar completamente restaurado a finales de 2011.

 

"La empresa ha redactado ya el plan de seguridad, último paso previo para empezar a trabajar. Se aprobará seguramente esta semana -asegura José Félix Méndez, que coordinará el proyecto desde el Gobierno de Aragón-. Y acto seguido empezarán las labores de restauración propiamente dichas. De momento, lo que estamos haciendo es transportar los andamios para montarlos, llevando allí los ordenadores y todo el equipo y material necesarios".

Sin interrumpir la vida monacal

El equipo de trabajo es prácticamente el mismo que restauró la 'Regina Martyrum' de Goya en el Pilar. Tres restauradores (dos mujeres y un hombre), dirigidos por Almudena Mora, se ocuparán de devolverle el esplendor perdido a la obra. Se ha pedido (y ha sido concedido) el preceptivo permiso para que las mujeres trabajen en la iglesia de la Cartuja, aunque pueden acceder a ella sin perturbar el retiro de los monjes, después del pasadizo que realizó la DGA en 1998 para facilitar la contemplación de la obra de Goya por parte de las mujeres.

 

"Una de las claves de este proyecto es que todo se ha pensado para no alterar en lo más mínimo la vida del monasterio -subraya Méndez-. Los monjes acuden a rezar a la iglesia cinco veces al día, y en ninguno de esos momentos coincidirán con el equipo de restauración que, por otro lado, no va a entrar en la Cartuja. Únicamente accederá a la iglesia por el paso subterráneo que se hizo en su día. El horario de trabajo es de 9.30 a 16.00". Sólo se restaurarán las pinturas de Goya y sus marcos. Las elaboradas por los hermanos Buffet no se tocarán.

 

La Dirección General de Patrimonio se compromete a mantener el régimen de visitas establecido (último sábado del mes, previa cita llamando al 976 484 547, de 9.00 a 15.00) aunque, lógicamente, el público no podrá contemplar la obra en la que se esté trabajando. De momento, la idea es la de avanzar pintura a pintura -y son siete-, aunque la intención es que, en algún momento, se puedan simultanear las labores en dos de las piezas.

 

Los andamios se van a montar ahora para acometer la pintura que se sitúa encima de la puerta de entrada, que representa a San Joaquín y Santa Ana y los ángeles sobre el Arca de la Alianza.

 

Hace ahora dos años y medio, el Departamento de Educación y Cultura inició estudios en el conjunto pictórico, principalmente por la alarma que había suscitado el estado de una de las escenas, 'Los esponsales' o 'Desposorios'. Atravesando la escena, de arriba abajo, se detectó una gran grieta; además, se constató la pérdida de pigmento pictórico en algunas zonas. Un equipo de especialistas del departamento, al que se incorporaron algunos expertos que ya habían trabajado en la obra de Goya en el Pilar, emprendieron el estudio de las pinturas.

 

A su término, Jaime Vicente, director general de Patrimonio, aseguraba: "Ha sido un trabajo exhaustivo. Se han realizado varios análisis químicos de la pintura mural, para saber los componentes de cada uno de los colores y tener así datos para intervenir de la mejor forma posible. Se han estudiado los morteros empleados y las humedades que sufren las pinturas; se han empleado técnicas de termografía dinámica y ultrasonidos para extraer la mayor información posible a las pinturas. Ahora tenemos un diagnóstico certero de los problemas, y ya sabemos qué es lo que hay que hacer para devolverlas a un estado óptimo".

 

Y el diagnóstico no parece preocupante. "El estado de conservación es, en general, bastante bueno -apunta José Félix Méndez- No tiene nada que ver con la situación en la que se encontraba la 'Regina Martyrum' antes de la última restauración. No hay problemas alarmantes, simplemente hay que hacer una buena limpieza y consolidación de todas las obras". Desde que se inició el proceso, Cultura ha apelado a la calma, subrayando que no hay grandes desprendimientos ni grietas activas, y que los problemas son menores: suciedad, acumulación de polvo.... Pero la restauración llega apenas 30 años después de la emprendida por Carlos Barboza y Teresa Grasa. ¿No es poco tiempo?

 

"No. Cuando se trata de una obra mural de Goya, treinta años después de una restauración es un buen momento para darle un repaso. Hay que tener en cuenta, además, que la de la Cartuja de Aula Dei es una iglesia que sufre mucho la humedad y el frío. Tiene variaciones de temperatura tremendas, y eso hace sufrir mucho a las pinturas. Es bueno tenerlas vigiladas y en perfecto estado".

La grieta no preocupa

Después de 'San Joaquín y Santa Ana' se abordará la recuperación de 'La Adoración de los Reyes Magos', que se encuentra en el 'resbiterio. A "Los Desposorios' no le llegará el turno hasta el verano.

 

La obra más deteriorada está atravesada por una grieta y con algunas pérdidas pictóricas. Al parecer, fue su estado el que hizo saltar las alarmas. Sin embargo, no va a ser la primera en la que se va a intervenir.

 

"Lo hemos decidido así para incomodar lo menos posible a los cartujos, que tienen calefacción en la zona del coro donde se encuentra esta pintura, y que necesitan utilizar esa zona ahora que llega el duro invierno". Se eliminará el material que se utilizó para sellar la grieta, se cambiará por otro más flexible, se consolidará la pintura de los bordes y se reintegrará pintura si es necesario.

 

"Es una grieta muy antigua, producida por un movimiento de la fábrica, y que apenas se refleja en el exterior. Incluso podría resultar que esa grieta fuera necesaria para absorber el movimiento de la fábrica", concluye Méndez.

Un conjunto único. Interior de la iglesia de la Cartuja de Aula Dei. La pintura que Goya realizó sobre la puerta (en el centro de la imagen), y que representa a San Joaquín y Santa Ana, es la primera que se va a restaurar. Los trabajos, que durarán dos años, costarán casi 400.000 euros.

Etiquetas