Despliega el menú
Aragón

OLA POLAR

El viento se suma a un temporal de frío y nieve que ha dejado a 3.000 alumnos aragoneses sin clase

El viento se suma a un temporal de frío y nieve que ha dejado a 3.000 alumnos aragoneses sin clase
El viento se suma a un temporal de frío y nieve que ha dejado a 3.000 alumnos aragoneses sin clase
JAVIER ESCRICHE

Las fuertes rachas de viento que han soplado hoy en algunos puntos de Aragón se ha sumado hoy a la complicada situación que atraviesa la comunidad autónoma por el frío y la nieve, especialmente la provincia de Teruel, y más de 3.000 escolares no han podido asistir a clase.

La nieve y el hielo en la calzada han obligado a cortar siete carreteras en la provincia de Zaragoza y más de veinte en Teruel, entre ellas varios tramos de la A-23 y N-211 para vehículos de tercera categoría, y a utilizar cadenas en otra cincuentena de tramos de la red viaria de toda la Comunidad.

Solo en Teruel trabajan para paliar la situación y proceder a la limpieza de las carreteras 370 efectivos, además de una Unidad Militar de Emergencias.

En Teruel se han suspendido las 102 rutas escolares y las 34 de Zaragoza, por lo que no han podido ir a clase 2.247 y 695 alumnos, respectivamente, y los estudiantes del Bajo Aragón turolense se han quedado sin comedor al no poder llegar el suministro.

A pesar de la situación de las carreteras, ni el servicio de Protección Civil ni el Salud han tenido constancia de urgencias o necesidades especiales, aunque la Subdelegación del Gobierno de Teruel sí ha recibido muchas llamadas, sobre todo para conocer el estado de las carreteras.

Trenes con retraso

El temporal también ha tenido incidencias en la red ferroviaria de alta velocidad lo que ha supuesto retrasos en los trenes de media hora al haberse limitado la circulación a 160 kilómetros por hora.

En este sentido, un tren de media distancia que cubría el trayecto entre Barcelona y Zaragoza se quedó atrapado en la estación de Marçà-Falset, en Tarragona, con 30 viajeros, que ya han podido ser rescatados.

El frío ha afectado especialmente a la provincia de Teruel y al Pirineo oscense, con temperaturas de entre 4 y 6 grados bajo cero, respectivamente, y se espera que este fin de semana lleguen a descender hasta los -8 grados.

Según la Agencia Estatal de Meteorología, en Cerler se han alcanzado los -6,3 grados y en Canfranc los -5,7, mientras que en Teruel se han registrado -4,5 grados.

En Zaragoza capital el protagonista ha sido el cierzo, cuya velocidad no ha bajado de los 40 kilómetros hora, con puntas de 60 kilómetros y una racha máxima de 90 kilómetros por hora, registrada entre las 6.30 y las 7.00, han informado fuentes del Aeropuerto de Zaragoza.

Este viento y las bajas temperaturas que se registran pueden suponer una sensación térmica próxima a los 17 grados bajo cero cuando la temperatura ronda los 0 grados.

Durante la mañana los bomberos de la capital aragonesa han realizado nueve intervenciones motivadas por el viento como la caída de ramas o árboles, de cascotes, de carteles y de chapas de naves industriales.

El Albergue de Zaragoza, que tiene activado el protocolo de emergencias por frío, ha cubierto casi la totalidad de las plazas, 37 de ellas por personas ajenas al servicio.

Tanto el delegado del Gobierno en Aragón, Javier Fernández; el teniente coronel de la Guardia Civil de Tráfico de Aragón, José Antonio Fernández, y el jefe provincial de Tráfico, Eduardo Checa, han hecho un llamamiento a la precaución y la prudencia en la conducción y han pedido que hoy y el fin de semana no se viaje por carretera si no es estrictamente necesario.

 

 

 

Etiquetas