Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

JUSTICIA

El TSJA reconoce el derecho del cirujano absuelto de abusos a incorporarse al Salud

Los magistrados declaran nulo el acuerdo que adoptó en 2004 el Gobierno de Aragón de separarlo del servicio

Alfonso Millera, días después de que fuera absuelto por la Audiencia.
El TSJA reconoce el derecho del cirujano absuelto de abusos a incorporarse al Salud
HA

Alfonso Millera, el que fuera jefe del Servicio de Cirugía del hospital de Alcañiz y separado del servicio en 2004 tras unas acusaciones de abusos sexuales de las que luego fue absuelto, ha pedido que se ejecute la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) que le reconoce el derecho a reincorporarse a su puesto de trabajo.

 

El médico ha hecho esta solicitud a la sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJA, la misma que el pasado mes de marzo acordó que tenía derecho a reincorporarse a su puesto de trabajo así como a percibir los emolumentos salariales que ha dejado de cobrar desde septiembre de 2004. En esa fecha, el Gobierno de Aragón decidió separarlo del servicio por una presunta comisión de faltas graves derivada de una denuncia presentada ante la Administración por una médico del mismo centro sanitario que consideraba que la exploración a la que la sometió no había sido correcta. Posteriormente, otras tres pacientes que se pronunciaron en el sentido parecido.

 

Sin embargo, tras una instrucción judicial de tres años, la Audiencia Provincial de Teruel sentenció que las exploraciones que el cirujano practicó a las denunciantes estaban justificadas en relación a los síntomas que referían y que el facultativo actuó en todo momento de acuerdo a la ley médica. Esta sentencia fue confirmada en 2008 por el Tribunal Supremo quien, además de avalarla, señalaba que la instrucción del expediente no se había hecho con garantías.

 

Con esa sentencia absolutoria en la mano, el siguiente paso fue recurrir el acto administrativo adoptado por el Gobierno de Aragón en 2004 que lo separaba del servicio de la medicina pública y lo suspendía de empleo y sueldo. Millera, que entonces era coordinador de la secretaría de sanidad del PSOE, siempre ha considerado que había un trasfondo político en las acusaciones de las que fue objeto y que, a la postre, acabaron con su carrera profesional y política.

 

Así, en marzo de 2009, el TSJA se pronunciaba a favor del médico y señalaba que tenía derecho a reincorporarse a su puesto de trabajo y a percibir los salarios que no ha cobrado desde 2004. El TSJA aprecia que, durante la tramitación del expediente administrativo, Millera se vio privado de su derecho a la defensa porque, entre otras cosas, la instructora del mismo no permitió a su abogado estar presente durante los testimonios que las mujeres prestaron contra él y no pudo hacer ninguna pregunta cuya respuesta hubiera podido aclarar lo ocurrido. Tampoco aceptó testigos de descargo ni que se aportaran pruebas a su favor.

 

Los magistrados recuerdan que el médico puso todo esto de manifiesto y lo denunció pero, aún así, "la administración no enmendó lo actuado". Por todo ello, anula la resolución del Gobierno de Aragón y reconoce su derecho a volver a su trabajo. Con estos son doce jueces ya los que han cuestionado cómo se llevó a cabo ese expediente. Como esta sentencia ha sido recurrida por la DGA ante el Supremo y este puede tardar entre tres y cinco años en pronunciarse, el médico ha pedido que se ejecute en el sentido de que le dejen incorporares a la sanidad pública. Respecto a los emolumentos, serán los tribunales los que digan lo que le corresponda. Teniendo en cuenta que cuando fue apartado del servicio cobraba unos 72.000 euros anuales brutos, hasta la fecha percibiría 360.000, a parte de las modificaciones de la carrera profesional habidas en este periodo.

Etiquetas