Despliega el menú
Aragón

SALUD

El TSJA ratifica que Noeno no actuó de forma imparcial en la sanción a un médico del Clínico

Dice que la consejera no debería haberse implicado en el expediente contra el doctor Ansón, que denunció fallos en el brote de legionela. El despido de su esposa también se calificó de «represalia» y se anuló.

Luisa M. Noeno.
El TSJA ratifica que Noeno no actuó de forma imparcial en la sanción a un médico del Clínico
HA

El Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) ha vuelto a dar la razón a José Luis Ansón, médico del hospital Clínico de Zaragoza al que la consejera de Salud y Consumo, Luisa María Noeno, le impuso una sanción en 2006 de dos años y siete meses de suspensión de empleo y sueldo. Considera que la máxima responsable del Departamento tendría que haberse «separado de la resolución de este expediente» porque había motivos suficientes para pensar que tenía una mala relación con él, y debería haber asignado a otra persona para resolver este procedimiento.

El TSJA rechaza así el recurso de apelación interpuesto por el Servicio Aragonés de Salud (Salud) contra la sentencia del Juzgado Contencioso Administrativo número 1 de Zaragoza de 2009, que también falló que Noeno no fue imparcial cuando sancionó a este facultativo. Y le condena a pagar las costas

El motivo inicial del expediente disciplinario fue que este médico pegó unos carteles en el Clínico reclamando la resolución de otro expediente que le afectaba.

La sentencia, que es firme, considera que podían existir discrepancias previas entre Ansón y la consejera y que esta tendría que haberse mantenido al margen del dictamen y la resolución.

El doctor José Luis Ansón fue el que denunció públicamente fallos de la administración cuando surgió el brote de legionela en el Clínico durante 2004. Afectó a 32 personas, de las que murieron 7 por esta causa o asociadas.

De hecho, las diferencias de opinión entre la titular del Salud y el facultativo quedaron constatadas en varias ocasiones. Incluso una de ellas en Las Cortes de Aragón, el 4 de octubre de ese mismo año.

Pero el TSJA también considera que Noeno no debería haberse implicado por otro motivo, ya que fue ella misma la que suscribió el cese de la esposa de Ansón, que responde a las iniciales A. T. y que ocupaba entonces un alto cargo en el hospital Miguel Servet de la capital aragonesa.

Recuerda, de hecho, que existe otra sentencia del Tribunal Supremo del año 2008 que declaró nulo ese despido con quebrantos de derechos constitucionales, al considerar que «constituyó una represalia por la intervención de la actora en el citado conflicto» del brote de la legionela. Es una de las pocas sentencias que se han dictado a nivel nacional en estos términos tan concretos.

Por las constataciones de todos estos hechos, el TSJA recuerda que el decreto legislativo 1/2001 del 3 de julio prevé expresamente en su artículo 21 que en «los casos de ausencia, enfermedad o impedimento personal, los consejeros serán sustituidos provisionalmente en el ejercicio de sus funciones por otro consejero designado por el presidente».

Una larga batalla judicial

Esta sentencia es la quinta que existe a favor de este médico y su esposa (que a raíz de todo este procedimiento ambos tuvieron que buscar trabajo fuera, dejando al resto de su familia en la Comunidad). El abogado que ha defendido el caso ha sido el letrado Pedro Altaba Cosin. Todas desencadenadas por el brote de legionelosis, que llevaron a la administración y a los dos médicos afectados a enfrentarse en los tribunales.

En 2004, el facultativo denunció deficiencias en la limpieza y mantenimiento de las torres de refrigeración del hospital Clínico Lozano Blesa de Zaragoza. Por su parte, el Salud consideró desde el primer momento que entendía que la actitud del médico era «obsesiva».

El anterior gerente del Salud, Antonio Brun, tuvo que abstenerse de resolver el expediente que había iniciado al médico que ahora ha ganado la sentencia, ya que fue objeto de una recusación que fue estimada, por lo que fue apartado de este asunto concreto. Entonces, asumió el caso la propia consejera, Luisa María Noeno. Por su parte, el Salud aseguró ayer que acata la sentencia.

Etiquetas