Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

JUSTICIA/ ARAGÓN

El Tribunal Superior pide más medios materiales y humanos para agilizar la Justicia

El presidente recuerda, no obstante, que Aragón está por debajo de la media nacional en sentencias pendientes

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Aragón, Fernando Zubiri, manifestó ayer que, a pesar de que el número de sentencias pendientes de ejecución en la comunidad está muy por debajo de la media nacional, son precisos más medios materiales y personales para agilizar el funcionamiento de la Justicia.

A través de un comunicado, informó del número de ejecutorias pendientes -más de 38.000 en Aragón, casi 4.000 de ellas en los juzgados de lo Penal de Zaragoza- no significa que su trámite esté paralizado, sino que "se está llevando a efecto lo ordenado en el fallo".

Añadió que, en su mayor parte, el proceso está "diligentemente activado", pero "para la debida agilidad en la ejecución de las sentencias, los jueces y tribunales necesitan medios personales". Entre ellos, nombró a los secretarios judiciales -dependientes del Ministerio de Justicia- y al personal al servicio de la Administración de Justicia -dependientes de la comunidad autónoma-. "Y necesitan además de otros medios, como centros de cumplimiento y sistemas informáticos avanzados, cuya optimización coadyuvaría a la pronta ejecución de las ejecutorias", apuntó.

A su juicio, es el "gran esfuerzo desarrollado por jueces y personal de la Administración de Justicia lo que está determinando que, en este momento, el número de sentencias pendientes de ejecución en Aragón esté muy por debajo de la media nacional".

Para Zubiri, "la actividad judicial en materia de ejecutorias en la comunidad, aún siendo elevada, no puede estimarse como colapso, si no que es el resultado de un activo ejercicio de la función jurisdiccional aún a pesar de la escasez de medios en muchas ocasiones".

Para paliar estas deficiencias, el pasado 30 de abril entraron en funcionamiento, como estaba previsto, los cuatro nuevos órganos judiciales que el Ministerio de Justicia ha creado este año para Zaragoza. Y, como esperaban los funcionarios, se han puesto en marcha con algunas carencias materiales, en especial en el apartado informático. No obstante, el Gobierno de Aragón recordó ayer que, "como ocurre cada vez que se pone en marcha un servicio nuevo", hay un periodo de adaptación y, para subsanar las deficiencias que se planteen en este tiempo, hay dispuesto un equipo de técnicos informáticos.

Los órganos que se crearon el pasado 30 de abril fueron: el Juzgado de Instrucción número 12, el Penal número 8, el Contencioso Administrativo número 5 y la Sección Sexta de lo Penal de la Audiencia Provincial de Zaragoza. También desde esa fecha ha entrado en funcionamiento en la capital aragonesa el Juzgado de Guardia número 2, que se encarga de los juicios rápidos, mientras que el número 1 se ocupa de las incidencias ordinarias.

El Ministerio ha previsto que esta medida sea temporal y que el segundo Juzgado de Guardia funcione solo de mayo a octubre para cubrir las necesidades que se generen con motivo de la Expo. Después, en principio, se volverá al funcionamiento habitual. No obstante, como el trabajo en las guardias ha mejorado notablemente en estos escasos diez días de funcionamiento, tanto los trabajadores como los jueces reclamarán que la medida sea permanente. "Ahora puedes trabajar de forma racional. Antes era una locura y podía pasar cualquier cosa durante una guardia", señalaba ayer una funcionaria.

"Especialización en la guardia"

El decano de los jueces de Zaragoza, Mauricio Murillo, manifestó igualmente que, aunque es pronto para valorar el funcionamiento de los nuevos órganos judiciales, lo que ya se ha notado es que el efecto positivo de la doble guardia. "Ahora permite una especialización y un mejor trabajo que antes eran imposibles", subrayó.

El decano apuntó que la intención es que ese segundo juzgado permanezca después de la Expo, pero que es una decisión que tiene un gran componente político. "Deberán ser los responsables de la DGA los que tengan que presionar en Madrid para que se logre", señaló.

Lo que no ha gustado a los trabajadores es que en el segundo juzgado de guardia hayan instalado solo seis ordenadores y seis mesas, cuando allí trabajan a diario diez funcionarios, además del secretario, el juez y el fiscal, que poseen sus propios equipos informáticos.

"Se han pedido dos ordenadores más al Departamento de Justicia y creo que los van a llevar pronto", dijo Murillo. Desde la DGA apuntaron que ayer mismo se dio la orden para que se lleve un ordenador más y una mesa. Las mismas fuentes explicaron que se considera suficiente, puesto que no todos los funcionarios tienen necesidad de usarlos a la vez. "No obstante, si en el funcionamiento diario se ve que se necesita, se valorará", comentaron.

Etiquetas