Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

LÉRIDA ADMITE QUE "HABRÁ QUE CUMPIR EL DECRETO"

El Tribunal de la Rota desestima el último recurso de Lérida para no devolver los bienes

Este era el último recurso eclesiástico que la diócesis leridana.

El Tribunal de la Rota Romana no ha admitido a trámite el último recurso que interpuso Lérida el 14 de septiembre de 2006 ante esta instancia para que se concretase jurídicamente la titularidad de las 113 piezas de arte en litigio desde hace 10 años con el Obispado de Barbastro-Monzón.

El obispo de Tortosa y administrador apostólico de Lérida, Javier Salinas, estudiará junto a sus colaboradores la situación creada por esta decisión jurídica que pone fin a la vía canónica.

Salinas reiteró su ofrecimiento a llegar a un entendimiento con el Obispado de Barbastro-Monzón, en el marco del Decreto de la Congregación para los arzobispos del 8 de septiembre de 2005.

Algunas de las 113 piezas reclamadas por Aragón se exponen en la actualidad en el nuevo Museu Dioces de Lérida, inaugurado a finales de 2007. La Generalitat tiene catalogadas las obras en litigio como patrimonio catalán y siempre ha defendido su titularidad catalana.

Esperanza en el Obispado oscense

 

El asesor jurídico del Obispado de Barbastro-Monzón, José Mora, dijo que tiene noticias "fidedignas pero no oficiales" del rechazo del tribunal romano de la Rota a los argumentos del obispado catalán para acreditar la propiedad de las 113 piezas en litigio y la entrega a sus propietarios.

Mora explicó que la decisión que hará pública la Rota era esperada desde hace meses, ya que no informó a Barbastro-Monzón de la admisión a trámite de la demanda en los plazos establecidos, y no incluía ningún argumento nuevo en defensa de sus intereses.

El asesor jurídico indicó que desde el punto de vista procesal, la devolución de las piezas se debió producir en abril de 2006, cuando la Signatura Apostólica confirmó el decreto de la Congregación de Obispos de Roma de septiembre de 2005 que ordenaba la devolución de los bienes.

Añadió que las alegaciones del administrador apostólico de Lérida y obispo titular de Tortosa, Javier Salinas, al argumentar que antes de devolver las piezas debía consultar la Consejería de Cultura de la Generalitat son "difíciles de entender", después del informe dado a conocer por la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos.

Destacó a este respecto que en dicho informe técnico, la Junta Episcopal, a tenor de una pregunta del responsable eclesiástico de Lérida sobre si debía informar de la devolución a la Administración catalana, aseguraba que "no hacía falta" el cumplimiento de dicho trámite.

Mora incidió en la necesidad de que los responsables de ambas diócesis se reúnan en próximas fechas para decidir una modalidad de entrega ante testigos, que haga que el proceso sea "lo menos traumático posible" para el administrador apostólico de Lérida.

Consideró, además, necesario apoyar al responsable eclesiástico de Lérida "ya que la entrega de los bienes va a ser un acto heroico para él, porque le van a tachar de todo y se encuentra solo en estos momentos".

El asesor jurídico de Barbastro-Monzón cuestionó la validez de las iniciativas civiles anunciadas desde Lérida y subrayó que "cuando las últimas instancias jurídicas de la Iglesia han dado una sentencia definitiva, ¿ante quién quieren reclamar?"

Llamamiento de Roma

Mora se mostró confiado en que Roma solicite en breve la presencia de los responsables de ambas diócesis para ordenar el inicio del acuerdo de devolución de los bienes, y en que el regreso de dichas piezas comience a producirse de forma escalonada antes de finales de este año.

Lamentó, en cualquier caso, que en este contencioso "ningún obispo de Lérida haya salido en defensa de la Santa Sede" y de sus pronunciamientos en torno al litigio.

Este conflicto se remonta a 1995, cuando más de un centenar de parroquias de la parte oriental de la provincia de Huesca dejaron de formar parte de la Diócesis de Lérida por un decreto del Vaticano, que permitió su segregación y adscripción al obispado de Barbastro-Monzón.

Tras este paso, las parroquias reclamaron sus bienes, entre los que se encuentran piezas y tallas religiosas de destacado valor artístico, de los siglos XII y XII, como el frontal de Treserras o la arqueta de Buira.

Sobre el litigio, el vicepresidente aragonés, José Ángel Biel, declaró que se alegra "mucho" del pronunciamiento del Tribunal de la Rota e instó a ejecutar la resolución y evitar que pasen "otros veinte años".

En todo caso, reconoció que el recurso de las autoridades catalanas a la vía civil para evitar la devolución de las piezas puede ser un problema, puesto que el Estado de Derecho "admite muchas posibilidades para quien quiera incordiar".

Pidió en este sentido a la Iglesia que "dé las órdenes puntuales" y ordene la devolución, y a las instituciones catalanas "que no pongan pegas" a la salida de los bienes.

Etiquetas