Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

EMPRESAS

El temporal de nieve dispara las ventas de sal de la mina de Remolinos

Ibérica de Sales comercializó el 50% de las 375.000 toneladas de sal para deshielo almacenadas en su planta aragonesa.Castilla y León, Madrid y el sur de Francia fueron sus principales demandantes.

Interior de la mina de Ibérica de Sales en Remolinos.
El temporal de nieve dispara las ventas de sal de la mina de Remolinos
Oliver Duch

Año de nieves, año de bienes. Así lo piensan los responsables de Ibérica de Sales, la empresa minera aragonesa situada en la localidad zaragozana de Remolinos y que produce sal para deshielo y nutrición animal. Y es que el pasado temporal de nieve que atravesó la Península y del que no escapó el centro de Europa se dejó sentir también en esta mina, que en poco más de una semana ha comercializado alrededor de 187.500 tonaledas de fundente para carreteras (vialidad invernal). Una cifra más que significativa si se tiene en cuenta que la mina ‘María del Camen’ que explota Ibérica de Sales produce anualmente alrededor de 400.000 toneladas de sal, de las que la mayor parte -300.000 toneladas- tienen como destino las carreteras de toda España. Ibérica de Sales produce también bolas de sal para ganado que llegan a explotaciones españolas, francesas, portuguesas e inglesas.

“Las ventas se han disparado muchísimo”, señala el director de la mina Carlos Borruey, que explica que a pesar de la “considerable aumento” de la demanda no ha sido necesario un incremento de la producción. “Tenemos una gran capacidad de almacenamiento, que nos permite realizar cualquier suministro de inmediato”, detalla Borruey, que recuerda que Ibérica de Sales ha realizado en los últimos años cinco años una inversión de 15 millones de euros para aumentar su capacidad de producción, de almacenamiento y de los medios para agilizar la carga y expedición de camiones.

En las kilométricas galerías de la mina ‘María del Carmen’ que explota Ibérica de Sales estaban almacenadas 357.000 toneladas cuando las fuertes nevadas dispararon su demanda. “A fecha de hoy (por ayer) ya hemos vendido la mitad”, explicó Borruey, que detalló que el aumento de trabajo se produjo sobre todo en el área de logística “tanto para la carga del producto en los camiones como para el transporte de los mismos”.

El director de mina insiste en que a pesar de todo no ha sido necesario aumentar la plantilla, que actualmente componen 43 empleados, de los que 30 se dedican a las labores de extracción.

Borruey no descartó, sin embargo, que realicen contrataciones en un futuro si la climatología provoca continuos ascensos de la demanda.

Por toda España

Durante los días del pasado temporal de nieve, Castilla y León y Madrid fueron las comunidades que realizaron mayores pedidos a la mina de Remolinos. Pero Borruey matiza que el fundente de ‘María del Carmen’ tuvo también como destino la mayoría de las regiones españolas en las que la nieve dejó impracticables calles y carreteras.

Parte de la producción comercializada durante esos días también se vendió para su utilización en las infraestructuras viarias del sur de Francia, donde, como en España, el 70% de la sal para deshielo es sal de mina.

Las administraciones públicas son los principales clientes de Ibérica de Sales, que también proveen a grandes empresas, lo que ha convertido a esta firma en líder de los mercados de sal para vialidad invernal y para nutrición animal.

Potencial para 50 años

Ibérica de Sales explota las minas de sal gema de Remolinos y es propietaria del 100% del capital de Salinera de Cardona, sociedad que explota las minas de la citada localidad catalana. Entre ambas emplea a 58 trabajadores y produce unas 500.000 toneladas anuales, con una facturación cercana a los 20 millones de euros al año.

Las últimas inversiones en las instalaciones zaragozanas le han dado a la mina un “un poder productivo mayor”, destaca Borruey, que señala que aunque es difícil precedir la vida de una mina, en ‘María del Carmen’, hay tajo, al menos, para otros 50 años.

Etiquetas