Despliega el menú
Aragón

COMUNICACIÓN CON EUROPA

El sur de Francia consolida su apuesta para la Travesía Central por el Sobrarbe

GRÁFICO - Todas las opciones barajadas. La número 7 es la de Ainsa-Arreau que costaría 2.600 millones con 95 km en túneles. La número 5 tendría un coste de 2.400 millones y 104 kilómetros de túneles

El sur de Francia consolida su apuesta para la Travesía Central por el Sobrarbe
El sur de Francia consolida su apuesta para la Travesía Central por el Sobrarbe
CLICK PARA AMPLIAR

Tras el logro de 30 adhesiones (cuatro países, cinco comunidades y numerosas organizaciones), la Travesía Central continúa -más fuerte- su andadura con un asunto clave por decidir: el trazado por el Pirineo. El proyecto se encuentra en fase de estudios y esta decisión aún tardará en confirmarse, pero el sur de Francia ya ha dejado claro cuál es su apuesta tras el rechazo social y político que generó el itinerario por Lourdes (en la parte española se corresponde con Biescas), sobre todo por motivos ambientales. La región francesa Midi-Pyrénées ha trazado en el mapa una línea alternativa que engarzaría con el túnel de baja cota en el Sobrarbe (cerca de Bielsa) y desembocaría en el lado francés por Lannemezan. Y, al contrario que la que atravesaba el macizo del Vignemale (Valle del Gállego), goza de un mayor consenso francés (hasta ahora uno de los principales escollos para desarrollar este proyecto).

En principio, esta opción, que fue una de las más valoradas en el estudio de alternativas del Gobierno de Aragón de 2002 junto con la de Lourdes, tampoco plantearía ningún impedimento a la parte española. De hecho, ante la reticencia mostrada siempre por el país galo, el secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán, dejó la decisión del recorrido al albur del territorio vecino. "Que discurra por donde Francia diga", sentenció durante su intervención en el acto que se celebró el pasado miércoles, en el Consejo Superior de las Cámaras de Madrid. Hay que recordar que las únicas condiciones que ha puesto hasta ahora Aragón es que este eje prioritario atraviese Zaragoza y Huesca y llegue a Toulouse. A partir de ahí, todas las alternativas están abiertas y son aceptables. "Yo quiero que ahora la agrupación europea empiece a trabajar en lo que tiene que trabajar, gastar los diez millones de euros en estudios del trazado, ambientales...", recalcó.

Un estudio de Midi-Pyrénées

Y la alternativa francesa parece definida. Al menos así lo han demostrado los movimientos realizados desde el sur del país en los últimos años. Sin ir más lejos, el verano pasado el presidente de Midi-Pyrénées, Martin Malvy, y la presidenta del consejo general de Hautes-Pyrénées, Josette Durrieu, mantuvieron un encuentro con el secretario de Estado de Transporte, Dominique Bussereau, para promover la Travesía Central entre Zaragoza-Toulouse por Lannemezan. En dicho encuentro, los representantes regionales exigían rapidez y recordaban que se había encargado un estudio sobre los impactos socio-económicos y medioambientales de esta línea ferroviaria, por 138.000 euros. En principio, este año podría haber ya un avance de las conclusiones.

Para el sur de Francia, la línea Zaragoza-Toulouse es "un eje fuerte". De hecho, atravesaría zonas de Hautes-Pyrénées que hace unos años sufrieron un fuerte proceso de desindustrialización por el cierre de fábricas de armamento y que ahora podrían reconvertirse gracias a la puesta en marcha de este corredor ferroviario. La otra alternativa (señalada en el estudio informativo de la DGA con un 7) aprovechaba la plataforma de Tarbes para crear un nudo logístico con la de Zaragoza.

Pero, ¿cómo se dibujaría el trazado preferido por el sur de Francia en la parte española? El recorrido por territorio aragonés, frente a la alternativa de Biescas, sería más prolongado y complicado y precisaría de la construcción de más kilómetros de vía. Para empezar, habría que montar raíles entre Huesca y Barbastro y habría que salvar con grandes infraestructuras los embalses de El Grado y Mediano, para continuar hacia Aínsa y Bielsa. En túneles esta opción requiere construir 95 kilómetros, mientras que la otra (la conocida como alternativa 5) necesitaría 104. El túnel de baja cota apenas difiere un kilómetro entre un itinerario y otro. El trazado por Vignemale está más centrado en Francia, entre Toulouse y Burdeos, mientras este está más cerca de Toulouse.

Respecto a la inversión, existe una diferencia entre ambos recorridos. En 2002, el estudio informativo de la Travesía Central encargado por la DGA cuantificaba la alternativa de Biescas en 3.400 millones de euros. La apuesta francesa sube un poco más, hasta los 3.600 millones. No obstante, todas estas propuestas deberán concretarse, precisamente, en los estudios que tiene encargados la Agrupación de Interés Económico Europeo de la TCP. Dispone de diez millones de euros, financiados por la UE y por Francia y España para redactar estos informes hasta 2013.

Etiquetas