Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

SANIDAD ARAGÓN

El Servet responsabiliza al servicio de mantenimiento de contaminar los quirófanos

La junta de personal se reúne hoy con la gerente del sector II para conocer el informe sobre los sucedido y las medidas adoptadas.

La dirección del Hospital Miguel Servet de Zaragoza ha decidido separar del servicio a los culpables de la contaminación que motivó el cierre de los quirófanos de la Residencia General los pasados 28 y 30 de abril. Al mismo tiempo, ha abierto un expediente informativo con el fin de determinar otras responsabilidades, que caso de comprobarse, darían lugar a la aplicación de las medidas conforme al régimen disciplinario aplicable.

Así lo dio a conocer ayer el centro hospitalario en una nota de prensa, sin precisar en ningún momento el número de personas a las que ha separado de sus tareas, ni tampoco las consecuencias que tuvo lo ocurrido de cara al usuario y la suspensión de operaciones. Fuentes sindicales comentaron que a últimas horas del pasado viernes se cesó al jefe de mantenimiento, un cargo de libre designación, extremo este que no fue confirmado ni desmentido por fuentes del departamento de Salud y Consumo.

No obstante, la junta de personal tiene previsto reunirse hoy con la gerente del sector sanitario II (al que corresponde el Servet), Ana Sesé, para conocer en detalle el informe realizado sobre lo ocurrido y las medidas concretas que se han adoptado.

La dirección achaca en su comunicado los problemas a que no se desplegó "la adecuada supervisión del Servicio de Mantenimiento del hospital". Así, explica que la contaminación se produjo porque los operarios que realizaban unas obras menores en el área quirúrgica actuaron de modo contrario a lo recomendado al no contar con el control y la vigilancia que hubiera sido necesario. En un primer momento el Salud negó fallos de prevención.

Las obras menores en el establecimiento sanitario se programaron para el 26 de abril, tal como adelantó en su día este periódico, y consistían en la fijación de algunas de las baldosas del pasillo que comunica la parte limpia con la estéril y que, al estar sueltas, constituían un riesgo para el personal sanitario. Se aprovechó para cambiar una puerta que comunica las instalaciones de Reanimación Anestésica (REA) con el pasillo del bloque quirúrgico.

Programadas estas actuaciones, el Servicio de Ingeniería y Mantenimiento lo comunicó al Servicio de Medicina Preventiva, que dio instrucciones sobre el sellado de puertas, acceso al lugar y circulación durante el trabajo. En la tarde del 26 de abril se comprobó que los trabajadores circulaban "de modo contrario a lo recomendado", y que "se había desprencintado el sellado que ellos mismo habían colocado por la mañana".

La actividad quirúrgica quedó normalizada a partir del miércoles 30 de abril, tras confirmarse que se cumplían las condiciones de bioseguridad.

Etiquetas