Aragón

Heraldo Saludable

SANIDAD/ARAGÓN

El Salud inicia un plan para atender mejor a los 20.000 pacientes que toman Sintrom

Unos 20.000 aragoneses viven pendientes de su sangre. Sus niveles de coagulación no son los adecuados (por exceso o por defecto) y si no se controlan pueden padecer embolias, trombosis o sufrir graves hemorragias. Estos pacientes dependen de los anticoagulantes orales (el más conocido es el Sintrom) y durante años su calidad de vida ha estado determinada por los pinchazos en vena y las continuas visitas al hospital, difíciles de compaginar con su vida laboral y familiar.

Ahora, por fin, la consejería de Salud y Consumo saca del cajón un plan previsto desde hace más de dos años para mejorar la vida de estos miles de aragoneses. Su instauración va a ser muy gradual y supone una inversión muy ambiciosa: 600.000 euros al año hasta que se logren los objetivos.

¿En qué consiste? La principal baza del plan es que los pacientes que quieran y puedan se autocontrolen desde casa. Eso se conseguirá dándole a cada uno un aparato (coagulómetro) con el que de forma sencilla controlarán sus niveles de coagulación.

Cada uno de estos aparatos, de los que ya se ha adquirido un primer lote, cuesta entre 360 y 400 euros y serán cedidos gratuitamente a los pacientes por el Salud. De momento, ya se ha hecho un estudio piloto con 60 afectados y la iniciativa ha funcionado bien, según aseguró ayer la consejera del ramo, Luisa Noeno.

Además, el director general de Planificación y Aseguramiento, Manuel García Encabo, explicó que estos enfermos no serán descuidados por el sistema. Sus niveles y evolución quedarán informatizados y podrán ser supervisados por sus médicos de cabecera y hematólogos de referencia.

Por fases

Ahora bien, si la iniciativa tiene un pero es que no se implantará con toda la rapidez que sería esperable. De hecho, cada año tendrán su coagulómetro unos 300 pacientes, si bien García Encabo matizó que, en función de los resultados, el proceso se irá agilizando.

La media de edad de estos pacientes ronda los 65 años. No obstante, se ha decidido que los primeros en optar al método serán, preferiblemente, los que estén en edad laboral, para que dejen de perder tiempo en el trabajo.

Noeno recordó que desde 2004 se ha intentado mejorar la situación involucrando más a los centros de salud y acercando el remedio al paciente. No obstante, Ana María Ponce, presidenta de Asanar (Asociación de Anticoagulados de Aragón), pidió que el paso dado ahora no se frene ni se quede en el aire.

Aragón, pionera

Entre otras cosas, Ponce comentó que Aragón es la primera Comunidad que ofrece en su cartera de servicios este coagulómetro y el material complementario de forma gratuita.

Sobre este avance y muchos otros se va a hablar a partir del jueves en el Auditorio, donde se va a celebrar el VII Congreso Nacional sobre estos pacientes, y se van a bordar asuntos como la alimentación o la sexualidad.

Etiquetas