Aragón
Suscríbete

TRÁFICO

El puente del 15 de agosto concluye sin problemas en las carreteras aragonesas

Al cierre de esta edición, no se habían registrado ni accidentes mortales ni atascos en la Comunidad.

La circulación intensa en la entrada de Zaragoza por la A-2.
El puente del 15 de agosto concluye sin problemas en las carreteras aragonesas
PEDRO ETURA/APG

El retorno del puente festivo del 15 de agosto volvió a ser tranquilo en las carreteras aragonesas. De hecho, al cierre de esta edición, la DGT no había informado de ningún accidente con fallecidos. La vuelta de quienes han disfrutado de sus vacaciones durante la primera quincena del mes o de los que simplemente salieron fuera a pasar el fin de semana tampoco provocó atascos de consideración en ningún punto de la Comunidad.

La jornada se preveía complicada, ya que Aragón era una de los lugares -junto a Andalucía y Asturias- donde se había trasladado la festividad de la Asunción al lunes. Sin embargo, la Dirección General de Tráfico (DGT) ha conseguido cerrar el dispositivo especial del puente sin accidentes mortales en ninguna de las tres provincias. El año pasado, el mejor de las últimas décadas en cuanto a siniestralidad vial, este mismo puente se saldó con un fallecido en Fraga.

La antesala del largo fin de semana festivo fue mucho más dramática en Aragón, ya que en menos de 24 horas se produjeron dos choques frontales con un balance de cuatro muertos.

La última fallecida fue una vecina Fraga , de 32 años y origen rumano, que perdió la vida el pasado viernes en un accidente registrado en el término municipal de Mequinenza. Por causas que se desconocen, el vehículo en el que circulaba por la N-211 colisionó con otro turismo a la altura del punto kilométrico 317,800. Otra mujer tuvo que ser asistida de lesiones leves como consecuencia de este siniestro.

El accidente más grave de 2010

El accidente más grave de cuantos se han producido en lo que va de año en Aragón también se registró a las puertas del puente. En concreto, el pasado jueves por la noche, cuando fallecieron tres personas en la localidad turolense de Híjar. Entre las víctimas, dos vecinas de Alcorisa, madre e hija, y un conductor natural de Buñuel (Navarra) que pasaba bastantes temporadas en Alcañiz, donde también tenía casa.

Las dos fallecidas, Cruz Espallargas, de 87 años, y Carmen Espallargas, de 60, residían durante el año en Barcelona, donde Carmen, soltera, desarrollaba su profesión como maestra, labor que simultaneaba con los cuidados a su madre. A la conclusión del curso escolar, ambas regresaron a Alcorisa, como hacían cada vez que tenían ocasión. Tanto Cruz como Carmen, que estaba a punto de jubilarse, eran hijas de Alcorisa, como explicaba el viernes una vecina llamada Lola Royal. "Aunque vivían fuera casi todo el año, tenían su casa aquí en la calle del Pilar y regresaban al pueblo cada vez que podían: para Semana Santa, para un puente, para verano?"

El vecino de Buñuel viajaba en un Seat Ibiza con sus dos hijos, de 11 y 14 años, únicos supervivientes del accidente. Ambos sufrieron golpes y magulladuras, por lo que fueron ingresados en el hospital de Alcañiz.

La familia había pasado unos días en la capital bajoaragonesa, donde tenía un piso, y volvía a Buñuel porque este pasado sábado se lanzaba el chupinazo de las fiestas de esa localidad.

En lo que llevamos de agosto, en las carreteras aragonesas se han producido tres accidentes mortales, en los que se han dejado la vida un total de cinco personas.

Etiquetas