Despliega el menú
Aragón

AGUA

El PSOE ignora a Iglesias e intenta que el el trasvase se apruebe sin ningún cambio

El Ejecutivo PSOE-PAR había dicho que se modificaría la parte que da a Cataluña la posibilidad de comprar derechos de riego. El socialista Jesús Membrado informó sin embargo que apoyarán en el Congreso que se valide tal cual lo envió el Gobierno central.

El PSOE no prevé apoyar hoy en el Congreso de los Diputados la posibilidad de eliminar del decreto ley el artículo que permitirá a Cataluña comprar derechos de los regantes del Ebro para trasvasar aún más agua a Barcelona. Este partido, según manifestaron ayer desde su Grupo en el Congreso, se opondrá a tramitar el decreto como proyecto de ley, lo que impedirá introducir las correcciones solicitadas por el Gobierno de Aragón. A pesar de la postura del PSOE, todavía hay margen a la sorpresa si el resto de los Grupos Parlamentarios suman más votos.

La decisión del PSOE en el Congreso supone obviar los planteamientos realizados por los representantes del Ejecutivo PSOE-PAR, quienes basaron su oposición al decreto en un artículo que daba aún más derechos sobre el Ebro a Cataluña pero que aseguraron que estaban trabajando para modificarlo. Así lo indicó el presidente autonómico, Marcelino Iglesias, en la celebración del Día de Aragón en Madrid.

Los cambios del texto solo pueden pasar por dos vías. La primera es la parlamentariamente lógica. Hoy, una vez los diputados validen el contenido del decreto, se votará si se cree conveniente que se tramite como proyecto de ley para abrir el texto a posibles modificaciones. Esta es la vía que inicialmente se consideró viable.

La segunda supone que el Consejo de Ministros vuelva a aprobar otro decreto que anule el artículo del ya aprobado que da derecho a Cataluña a comprar el agua del Ebro que consideren. Esta fórmula, aunque no es habitual, sería la única salida posible que tendría el PSOE y el Gobierno central si vetan la tramitación parlamentaria y no quieren desairar aún más al líder aragonés.

La ministra como solución

Según señalan, el Gobierno central no tiene inicialmente intención de optar por ninguna de las dos salidas. Así, han planteado una fórmula alternativa con la que esperan que se contente: que a pesar de que el decreto se abra en un futuro al mercadeo del agua del Ebro, la ministra de Medio Ambiente y Medio Rural, Elena Espinosa, se comprometa en su intervención a no usar ese precepto. Esta fórmula no cambia los derechos que genera el decreto pero serviría, confían, para satisfacer al PSOE aragonés.

Esta decisión cuadra con lo que ayer señaló el presidente aragonés. Tras recordar que Rajoy había dicho que apoyaría el decreto, indicó que "me gustaría que se aclarara al mismo tiempo el artículo 3", en referencia al precepto que permite la compra de agua.

Respecto a la ordenación del debate de hoy del Congreso, el decreto que amplía el trasvase del Ebro hasta Barcelona será protagonista de dos votaciones. La primera será para validar o no el texto tal y como lo envió el Consejo de Ministros. Sobre esta primera votación, el PSOE votará a favor del decreto. El PP previsiblemente también, aunque no se descartan sorpresas. Otros, como ERC, ya han anunciado que se abstendrán e IU se abstendrá o votará en contra al considerar que es un trasvase del Ebro encubierto.

Si la primera votación está clara, la segunda servirá para demostrar quiénes quieren cambiar el decreto trasvasista y quienes están totalmente de acuerdo con él. Así, una vez que esté aprobado se somete a votación la posibilidad de tramitarlo con una ley normal, con sus debates en comisión, ponentes, enmiendas, etc.

Según explicó ayer el diputado del PSOE por Zaragoza, Jesús Membrado, la posición del grupo del PSOE y del Gobierno es que el decreto se aplique y apruebe como tal". Membrado justificó no permitir su tramitación ya que, junto a la petición de la DGA de quitar la parte que permite e Cataluña comprar derechos de agua, "se podría abrir la vía a otras reivindicaciones". "Con el decreto y las intervenciones que habrá quedará claro que el texto no afectará a Aragón", aseguró.

Antecedentes y principios

Lo que voten hoy los 13 diputados por Aragón del PSOE y el PP marcará previsiblemente su credibilidad en el tema hídrico en un futuro próximo. Así, deberán validar o no un decreto que extiende aún más el trasvase del Ebro que aprobó el Congreso en 1981. Entonces, como referente, los diputados del PSOE aragonés marcaron distancias con la propuesta y no la apoyaron. El PP no tiene antecedente aragonés en la época con representación en el Congreso. En cuanto al PAR, Hipólito Gómez de las Roces se opuso con rotundidad aludiendo a la defensa de Aragón. No ocurrió así con algún actual dirigente del PAR, que por entonces militaba en UCD y apoyó ya este trasvase.

Etiquetas