Despliega el menú
Aragón

NACIMIENTOS

El primer aragonés del año nace quince segundos después de las campanadas

Alejandro estuvo entre los cinco primeros bebés en llegar al mundo en 2010 en España. María y Mateo fueron los primeros en Teruel y Huesca, respectivamente.

Los padres de Alejandro Guerrero posan con el recién nacido
El primer aragonés del año nace quince segundos después de las campanadas
EFE

Para los padres de Alejandro Guerrero Trullenque, esta Nochevieja ha sido más especial que nunca. Aunque no estaba previsto que su hijo naciera hasta el día de Reyes, el pequeño se adelantó y llegó al mundo apenas 15 segundos después de las campanadas que daban la bienvenida al 2010. Pero no solo ocupó el podio aragonés de los más rápidos, sino que también fue el primer chico que nació en España y empatado en el cuarto puesto si se suman las competidoras femeninas.

 

"Mientras estaba naciendo oímos las campanadas en la televisión de la habitación de al lado", comentaba el orgulloso padre, José Miguel. Marta, la madre, explicaba que rompió aguas a las 17.30 y, aunque al llegar a la Clínica Montpelier les dijeron que todo iba a ir muy deprisa, al final hasta veinte minutos antes de la medianoche no se puso de parto.

 

Como ya auguró la tía del bebé y hermana de Marta, el pequeño nacería en Nochevieja. Y así fue. Quince segundos después de las doce campanadas, rompió a llorar Alejandro, que pesó 2,730 kilos y midió 48 centímetros.

 

El padre de José Miguel se desplazó hasta la clínica con un bocadillo de jamón, uvas y champán para poder brindar por el nuevo año y, sobre todo, por el recién llegado a la familia, que tiene una hermana, Beatriz, de dos años.

 

En la provincia de Teruel, el primer bebé en nacer fue una niña, María Soler Sancho, que pesó 2,850 kilos. Sus padres, Alberto y Tere, acudieron al hospital Obispo Polanco una hora antes de que dieran las campanadas y a las 2.52 ya tenían en brazos a su niña, la primera del matrimonio.

 

Ayer a mediodía la pequeña dormía plácidamente, pero sus padres ya sabían cómo es una noche con un bebé llorando. "Ha estado protestando hasta hace poco, así que es mejor que no la cojamos ahora porque puede despertarse", objetó el nuevo papá a la hora de las fotos.

 

El binefarense Mateo Escuder Mariñoso se convirtió en el primer altoaragonés nacido en 2010. Llegó a las 6.30. Su madre, María José, dio a luz en el Hospital de Barbastro a su segundo hijo, que pesó 3,370 kilos y midió 48,1 cm.

 

"Me tomé las uvas con contracciones", explica. No hubo tiempo para el brindis, ya que rompió aguas y Francisco, su marido, la trasladó rápidamente al hospital. Salía de cuentas el día 2 por lo que el matrimonio llevaba todo lo necesario para afrontar un posible alumbramiento en su coche.

Etiquetas