Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

POLÍTICA TERRITORIAL

El PAR plantea suprimir las diputaciones y que haya elecciones para las comarcas

Marca distancias con su socio, el PSOE, y presenta dos proposiciones de ley para reorganizar competencias y reducir los cargos de las demarcaciones.

Sanmiguel indica a Biel dónde debe sentarse en el comité intercomarcal de ayer
El PAR plantea suprimir las diputaciones y que haya elecciones para las comarcas
JOSé MIGUEL MARCO

Marcar las distancias con el PSOE y reivindicar la esencia del PAR a seis meses y medio de las elecciones y en plena tormenta interna por la espantada del alcalde de Teruel, Miguel Ferrer. Ese es el objetivo que persiguió ayer el presidente del PAR, José Ángel Biel, al presentar dos iniciativas legislativas sobre las diputaciones provinciales y las comarcas, condenadas en principio a no prosperar porque el consenso es prácticamente imposible con ninguna fuerza política en Aragón.

Biel, acompañado por el portavoz del grupo en las Cortes, Javier Allué, dio a conocer dos proposiciones de ley para reordenar las competencias de las distintas administraciones de la Comunidad -las diputaciones provinciales serían las principales damnificadas en beneficio de una nueva figura denominada corporación provincial- y fijar la elección de los consejeros comarcales por sufragio universal. Las comarcas -"la pieza clave"- son la administración que saldría reforzada de prosperar estas iniciativas.

El presidente del PAR defendió que estas iniciativas se apoyan en el Estatuto, aunque admitió no tener muchas esperanzas en que salgan adelante ni siquiera con el respaldo de su socio en la DGA. "Por lo que oigo a ilustres representantes del PSOE, alguno se pondrá un poco raro, pero el PAR hace el trabajo que tiene que hacer", se escudó Biel, que pidió que al menos se lean las propuestas. "Ponemos encima de la mesa la idea y si no es ahora, será dentro de seis meses", confió, en referencia a las dificultades para alcanzar acuerdos en periodo preelectoral.

No obstante, dejó claro, una vez más, que quien quiera dialogar con el PAR para un futuro pacto de gobierno tendrá que hablar de comarcas, desarrollo estatutario y reorganización territorial. "A cualquier precio, no estaré en el gobierno", aseguró. Es más, Biel advirtió de que "va a haber cambios de escenarios, de personas y la crisis se va a alargar más de lo que auguran algunos genios" y "si las cosas no salen bien en estas elecciones, Aragón entra en un túnel en el que no estoy dispuesto a entrar".

En cualquier caso, lanzó sus ideas y se mostró dispuesto a negociar. La primera proposición de ley tiene que ver con el sistema de designación de los consejeros comarcales y de los miembros de las diputaciones provinciales. Actualmente son los partidos los que eligen a los primeros. La propuesta del PAR pretende que sean los ciudadanos los que voten a sus representantes en las comarcas, a la vez que eligen a los alcaldes en las elecciones municipales. Además, fija un número limitado y no en función de la población. Todas tendrán 19 consejeros, con lo que se reducen en 158 estos puestos.

Por su parte, se crearía una nueva institución en sustitución de las diputaciones provinciales, que según Biel, no se adaptan a la realidad actual y que el propio Estatuto prevé suprimir. Estas se convertirían en corporaciones provinciales con representación comarcal. Es decir, cada comarca tendría dos representantes y sus funciones estarían dirigidas a la asistencia y cooperación con los ayuntamientos y las comarcas. El texto también prevé la creación de un consejo de alcaldes como órgano consultivo.

La segunda proposición de ley tendría que ver con la distribución y organización de las responsabilidades entre las entidades locales aragonesas, que se fijarían según la población. Biel recordó que hay administraciones, como las diputaciones, que desarrollan funciones propias de otras e incluso detraen recursos económicos cuando su labor es exclusivamente de asistencia a los municipios. "Planteamos una distribución lógica porque ahora hay un batiburrillo de competencias", justificó. Y las comarcas tendrían "un papel primordial" puesto que asumirían tanto funciones de arriba como de abajo. En este sentido, incluso se prevé (se ha dejado fuera de la ley para su negociación) que las comarcas se conviertan en una administración única para municipios de menos de 250 habitantes.

Competencias según población

El documento delimita las responsabilidades administrativas en función del número de habitantes: más de 500 habitantes, más de 5.000, más de 20.000 y más de 50.000 o capitales de provincia. "Se acerca más al ciudadano y es más lógica", destacó Biel. Y tras su exposición, el también vicepresidente de la DGA ensalzó la labor realizada y llegó a considerar estas propuestas "de lo mejor que se ha hecho en política territorial en Europa". Además, retó a los partidos que abogan por adelgazar las administraciones -en clara referencia al PP- a respaldarlas.

Etiquetas