Despliega el menú
Aragón

POST EXPO

El Pabellón Puente se dedicará a la tecnología

Ibercaja firmará el jueves la cesión del primer equipamiento, mientras la CAI pide renegociar ahora el contrato del segundoEl macroedificio ganará una altura para poder albergar un mirador acristalado y una cafetería-restaurante a partir de 2012.

El Pabellón Puente se dedicará a la tecnología
El Pabellón Puente se dedicará a la tecnología

Los dos iconos de la Expo ya tienen definidos sus futuros usos cuando solo faltan tres días para el segundo aniversario de su inauguración. El Pabellón se dedicará finalmente a las nuevas tecnologías, mientras la Torre del Agua se especializará en la ciencia con el asesoramiento de la Universidad de Zaragoza. Estos equipamientos complementarán la oferta de ocio y negocio del meandro de Ranillas a partir de 2012, cuando el recinto tome vida con la Ciudad de la Justicia y las 10.000 personas que se espera que acudan a diario a trabajar y realizar gestiones.

El presidente de Ibercaja, Amado Franco, firmará finalmente la cesión del Pabellón Puente con la presidenta de Zaragoza Expo Empresarial, María Encarnación Vivanco, el próximo jueves. El acuerdo se daba por hecho al poco tiempo de la clausura de la Expo e incluso se redactó un borrador, pero se han necesitado casi dos años para solventar todos los aspectos requeridos y las salvaguardas planteadas por la entidad financiera. Al mismo tiempo, la CAI plantea ahora renegociar las condiciones del acuerdo firmado a finales de marzo, que le ata por quince años (prorrogable por otros cinco) y que le obliga a hacerse cargo de su mantenimiento.

Las dos entidades financieras han barajado distintos usos relacionados con el arte para los dos equipamientos, pero finalmente se han decantando por personalizar su oferta con contenidos inexistentes en la capital.

La firma de cesión del viaducto peatonal se podría incluso celebrar a orillas del río, aunque está por cerrar. Además de la entidad financiera y la Expo, firmará el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, al incluirse una adenda con la cesión de las rampas situadas a ambos lados del puente y de los cubos asociados en la margen izquierda. Será uno de los últimos actos públicos de la presidenta de Zaragoza Expo Empresarial, que a fin de mes abandonará la ciudad y cederá su puesto al consejero de Economía, Alberto Larraz.

Un euro simbólico

La cesión se hará por el mismo precio simbólico pactado con la CAI, un euro al año, y limita las cargas del mantenimiento de Ibercaja al interior del Pabellón Puente. Podrá habilitar dos espacios flanqueando el pasillo peatonal, que será otro paso más de la ciudad aunque se cerrará de noche por seguridad. También tendrá potestad para poner en marcha usos complementarios, como una cafetería-restaurante y una tienda-museo.

El Ayuntamiento asumirá los gastos de iluminación monumental, como el resto de puentes de la ciudad, mientras que la muestra asumirá los gastos de la estructura. Este reparto no es baladí, ya que su mantenimiento será costoso. La fachada-cubierta está compuesta por varias decenas de miles de piezas de GRC (cemento reforzado con fibra de vidrio).

El contrato de cesión ya fue aprobado por la Expo a finales del año pasado y los máximos responsables de la entidad le dieron su visto bueno hace semanas, pero se firmará ahora en coincidencia con el segundo aniversario de la inauguración del recinto.

Este equipamiento no cambiará su fisonomía, al contrario que la Torre del Agua. El arquitecto que la ideó para la Expo, Enrique de Teresa, ya ha recibido el encargo de preparar el proyecto de reconversión, que incluye la construcción de otra planta para poder crear un gran mirador acristalado y disponer de un área de restauración. La estructura aguantaría hasta tres pisos más, pero todo indica que la propuesta será ajustada.

El edificio ya dispuso de una cafetería durante la Expo en la última planta accesible, pero la celosía de su estructura envolvente impide ofrecer un espacio libre para disfrutar de vistas inigualables de la ciudad. La semana pasada ya se mantuvo una reunión de trabajo con el arquitecto, que mantiene su despacho en Valladolid.

Al mismo tiempo, la CAI trabaja en la propuesta de contenidos, para lo que cuenta con el asesoramiento de miembros de la Universidad de Zaragoza y de otras instituciones. También está visitando otros espacios dedicados a la ciencia para ver cómo funcionan, ya que la entidad aclaró a principios de mes que la oferta se centrará en la "divulgación científica, no tanto como un museo, sino como un espacio relacionado con la ciencia y la investigación".

Etiquetas