Despliega el menú
Aragón

SEGURIDAD VIAL

El nuevo carné para motos potentes llega a las primeras autoescuelas aragonesas

Para obtener el permiso que habilita a utilizar motocicletas de más de 600 cc hay que realizar un curso de formación de nueve horas y contar con al menos dos años de experiencia con el A2.

El curso tiene seis horas prácticas
El nuevo carné A para motos
E.C.

Los amantes de las motocicletas más potentes del mercado ya tienen a su alcance el nuevo carné A, que habilita a utilizar aquellas que superan los 600 centímetros cúbicos y los 40 kw. de potencia.

Las primeras autoescuelas aragonesas autorizadas por la Dirección General de Tráfico (DGT) ofrecen estos días sus primeras promociones para adquirir el nuevo permiso. Es el caso de la zaragozana Campus, donde cuentan desde este lunes con el certificado necesario y una motocicleta homologada.

Otros centros de formación irán incorporándose poco a poco –según reciban la respuesta de la DGT- y conformarán una oferta más amplia a los moteros de la comunidad.

El curso de formación consta de nueve horas, divididas en tres teóricas y seis prácticas, a las que hay que acudir convenientemente equipado con casco integral, botas, cazadora, pantalón y guantes.

Además, hay que demostrar al menos dos años de experiencia con el permiso intermedio A2 –para motocicletas de hasta 35 kw. de potencia-, que precisamente cumple estos días sus segundo aniversario desde que entró en vigor.

En cuanto al precio, dependerá de cada autoescuela, ya que tienen libertad para fijarlo, aunque se estima que oscilará entre los 300 y los 500 euros.

Según informan desde la DGT, las Jefaturas Provinciales de Tráfico deberán autorizar cada curso de formación que se realice, además de comprobar que los alumnos cumplen los requisitos exigidos. Una vez superado, el centro entregará al alumno el certificado que le permitirá solicitar la expedición del permiso de la clase A.

En la parte teórica, se impartirán conocimientos acerca del equipamiento necesario para el conductor, sobre el vehículo, el trazado de las curvas y la conducción con pasajero.

Mientras que en la práctica, dos terceras partes se realizarán en circuito cerrado y un tercio en circulación abierta. Los candidatos deberán realizar una serie de tareas básicas (verificación de neumáticos, frenos, dirección, etc.), practicarán maniobras a diferente velocidad y deberán conducir en todo tipo de circunstancias (recta, curva, rotondas, cruces…) y situaciones habituales como adelantamientos, cambios de carril o de dirección.

Etiquetas