Despliega el menú
Aragón

MEDIO AMBIENTE

El Ministerio y las comunidades autorizan la suelta de quebrantahuesos en Asturias

Los dos primeros pollos 'aragoneses' serán liberados a finales de mes en Picos de Europa.

La Conferencia Sectorial de Medio Ambiente ha aprobado la suelta de quebrantahuesos 'aragoneses' en el Parque Nacional de los Picos de Europa. El órgano en el que están representados el Ministerio y las consejerías de Medio Ambiente de todas las comunidades autónoma dio luz verde el pasado lunes a un proyecto que persigue crear una población viable de esta especie en la Cornisa Cantábrica.

No obstante, esa autorización está condicionada a que los técnicos del grupo de trabajo sobre el quebrantahuesos concluyan todos los estudios realizados para tratar de garantizar el éxito de la reintroducción y den su visto bueno a las liberaciones. Según explicó el jefe del servicio de Biodiversidad de la DGA, Manuel Alcántara, esos expertos ya casi han acabado sus informes, por lo que no se espera "ningún problema" para que los dos primeros pollos viajen hasta Asturias en los próximos días.

Se trata de dos hembras rescatadas esta primavera de sendos nidos de la provincia de Huesca en los que hace años que no ha sobrevivido ninguna cría. La Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ) se hizo cargo de ellas y las ha atendido durante más de tres meses primero en el centro de cría de La Alfranca y luego en una plataforma situada en el Parque Nacional de Ordesa, junto a un comedero al que acuden todo tipo de aves carroñeras -incluidos muchos quebrantahuesos adultos-.

Ahora, ambos pollos están listos para ser trasladados a otra plataforma levantada por la Fundación en la zona de los puertos de Covadonga. Allí completarán su proceso de aprendizaje, y se calcula que a finales de este mes o principios del que viene podrán volar libres marcando un hito en la conservación: por primera vez, una especie extinguida será reintroducida en un parque nacional.

"Es un proyecto muy interesante, pionero y de largo recorrido -comentó Alcántara-. No solo nos obliga a seguir trabajando en la recuperación de la población de quebrantahuesos del Pirineo, sino que supone subir un escalón en la protección de esta ave". Este técnico recordó que tener un único núcleo viable entraña un gran riesgo en caso, por ejemplo, de epidemia. Además, recordó que el proyecto se nutrirá de huevos condenados al fracaso.

Etiquetas