Aragón

LEYES

El Impuesto de Sucesiones y Donaciones discrimina a la población aragonesa

Frente a los más de 30 millones de españoles que ya no pagan este tributo, Aragón se sitúa a la cabeza en el pago de este impuesto debido a la exigua reducción autonómica, una de las más bajas de España.

El Impuesto de Sucesiones y Donaciones hace que la población aragonesa se encuentre discriminada frente a los más de 30 millones de españoles que ya no tienen que pagar este tributo. Ésta es la principal conclusión del 'Estudio de Derecho comparado sobre el Impuesto de Sucesiones y Donaciones en España' que ha sido presentado por Ilex Abogados este jueves.

Aragón se sitúa a la cabeza en el pago de este impuesto debido a la exigua reducción autonómica, una de las más bajas de España y sólo al nivel de las que se mantienen en Andalucía y Extremadura, encontrándose rodeada por Comunidades Autónomas en las que ya no se tributa por sucesiones y con amplias reducciones por donaciones. Esta circunstancia ha propiciado que se estén dando casos de ciudadanos aragoneses que trasladan su residencia a Madrid y, sobre todo, a Navarra, en búsqueda de un régimen impositivo menos gravoso.

Tal y como ha explicado el director del Departamento de Sucesiones de Ilex Abogados y profesor de Derecho Civil, José Luis Artero, no sólo tiene graves repercusiones económicas para la Comunidad, sino que además puede suponer fraude de ley y, en el peor de los casos, un delito. «Buscar una norma más favorable para obtener un tratamiento fiscal mejor es considerado como fraude de ley». El autor del informe ha indicado además que no es ésta la única vía fraudulenta para eludir el impuesto, sino que son habituales los casos en los que se recurre a contratos de compraventa fingida con valores que no son de mercado o aquellos en los que se pone el patrimonio a nombre de sociedades.

Sin embargo, para Artero hay otro aspecto que delata la «clara injusticia y discriminación frente al resto de los españoles», y es el hecho de que los aragoneses «vean coartada su libertad natural de testar, ya que muchas personas se replantean el destino de sus bienes pensando en el régimen de aplicación de las reducciones fiscales de sus herederos».

Con varios ejemplos prácticos este informe pone de manifiesto que no sólo se padece esta discriminación con los habitantes de otras Comunidades, sino que hay casos en los que se produce una discriminación entre hermanos que heredan una misma cantidad.

Con estos casos expuestos, los autores han querido evidenciar que «es un problema que no sólo afecta a los ricos». Por el contrario, se trata de una norma que perjudica especialmente a las clases medias, en la medida en que también penaliza el ahorro y obliga a perder patrimonio.

Por este motivo uno de los objetivos del informe es para dar a conocer a la población por qué «en condiciones iguales de parentesco y de capital heredado, en algunas Comunidades hay un exención total o un cantidad exigua mientras que en Aragón hay que pagar miles de euros. No se puede permitir que en esta Comunidad, a la pérdida del padre, de la madre o de un cónyuge, en algunas ocasiones se sume la desaparición de buena parte del patrimonio», ha señalado Artero, quien ha recordado que hay que pagar en un momento muy traumático, marcado por el duelo personal y por las muchas incertidumbres que surgen.

También se pretende generar el debate y concienciar a los partidos políticos ahora que se va a abrir el periodo electoral. A este respecto se va a presentar una queja formal ante la Defensora del Pueblo y ante el Justicia de Aragón, al igual que se va a dar a conocer el informe a los distintos partidos políticos para que tomen conciencia de las grandes desigualdades que ha provocado la normativa desde que tiene un carácter autonómico.

Hace ya cuatro años, cuando se presentó un informe anterior, se ejecutaron las mismas acciones y hasta la fecha no ha habido reacción por parte de las autoridades, al tiempo que se ha mostrado esperanzado de que en esta ocasión sean tenidos en cuenta.

Clara discriminación en Aragón

El 'Estudio de Derecho comparado sobre el Impuesto de Sucesiones y Donaciones en España' es la continuación y ampliación de un informe que ya evidenció la «clara discriminación» que supone en Aragón la pervivencia de este tributo.

A pesar de que otras Comunidades han aprobado importantes reducciones en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, en Aragón, la situación continúa siendo prácticamente la misma. Tan sólo se ha aprobado una reducción en el Impuesto de Donaciones para hijos y cónyuge (300.000 euros), sujeta a unos férreos requisitos, a todas luces insuficiente y que no colma las legítimas aspiraciones de los ciudadanos, mientras que la reducción autonómica por parentesco en Sucesiones (150.000 euros, prevista para ascendientes, descendientes y cónyuge) continúa siendo una de las más exiguas de España.

Todo ello ha motivado este estudio, exponiendo otros casos diferentes, extraídos de casos concretos, y recabando argumentos que apoyen la definitiva abolición de este tributo en Aragón.

Para la elaboración del mismo, ha contado (como en el anterior) con la colaboración de los 45 despachos de abogados de toda España y de reconocido prestigio que se integran en la red de Hispajuris, y que han aportado datos de otras Comunidades.

Etiquetas