Despliega el menú
Aragón

SALUD

El Hospital Clínico diagnostica hasta cuatro casos de alergia al anisakis cada semana

Según los expertos, cerca del 80% del pescado puede estar parasitado. El número de afectados ha aumentado mucho en los últimos años.

Zaragoza. "Me empezaron a salir manchas rojas por todo el cuerpo. No sabía qué me pasaba y acudí a Urgencias". A María, nombre ficticio, le diagnosticaron alergia al anisakis hace tan solo unas semanas. Cenó con su marido merluza rebozada, pero fue solo a ella a la que le provocó la reacción. "Me hicieron todas las pruebas alérgicas y salió el anisakis. Desde entonces, no he vuelto a comer pescado", asegura. El caso de María cada vez es más frecuente. Hasta el punto de que el servicio de Alergología del Hospital Clínico de Zaragoza, uno de los referentes en este tipo de enfermedades, detecta cada semana tres o cuatro pacientes con esta patología. Esta enfermedad se ha incrementado significativamente en los últimos veinte años, aunque según los expertos gracias a la información que se facilita desde Atención Primaria se está empezando a controlarla.

Fue, precisamente, en España donde se confirmó en 1994, mediante el diagnóstico con pruebas cutáneas, el primer caso de esta alergia. A partir de ahí, el incremento ha sido tan significativo, que cada vez es más habitual entre los ciudadanos. Ahora, hasta un 20% de las urticarias agudas que se detectan pueden estar relacionadas con este cuadro. "Realmente, es muy difícil saberlo y se desconoce por qué se ha producido este aumento. Una de las interpretaciones es que cada vez se pesca más en caladeros. Pero, realmente, nadie puede explicar por qué se ha producido", explica el jefe del servicio de Alergología del Hospital Clínico de Zaragoza, Carlos Colás.

Lo que sí se tiene claro es que es una alergia propiamente española. De hecho, en casi ningún país se han detectado pacientes con esta patología. "Aquí se consumen muchas anchoas y boquerones en vinagre, que son fuente del anisakis", señala el doctor. Sin embargo, reconoce que el parásito del pescado no solo se encuentra en esta clase de peces. "El 80% del pescado que se vende puede estar parasitado. Da igual en qué tienda lo adquieras", manifiesta.

La única manera de evitar el 'contagio' es congelar todo el pescado durante tres días a menos veinte grados bajo cero. Además, es importante recordar que no muere siempre que se le somete a calor, como comúnmente se ha extendido. "Tendría que alcanzar los 60 grados la espina del pescado. El calor no te da garantía de consumo", asegura.

No obstante, Colás hace hincapié en que el pescado en condiciones "óptimas" tiene que formar parte de nuestra dieta, "solo se tienen que seguir unas normas para su consumo", puntualiza el jefe del servicio de Alergología. "Si se congela siempre no pasa nada. Incluso los restaurantes tendrían que hacerlo", señala.

Normalmente, el cuadro de alergia al anisakis se presenta en una persona madura, por encima de los 50 o 55 años. Generalmente los primeros síntomas aparecen a las pocas horas de haber consumido el pez: dolor en la boca del estómago, habones, hinchazón de los labios, los párpados... Puede llegar a afectar a las vías respiratorias y en los casos más extremos producir un choque anafiláctico, en el que el paciente tenga más dificultades para tomar aire, diarreas, dolores abdominales más intensos e incluso pérdida del conocimiento. "En algunos casos corre incluso peligro la vida del paciente", reconoce Colás. De momento, por ejemplo, María todavía no toma pescado por recomendación médica y admite que ha aprendido la lección: "A partir de ahora, solo pescado congelado".

Etiquetas