Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

SINIESTRALIDAD

El Gobierno reclama a Escucha 276.896 euros de una subvención a una escombrera que no se hizo

Obras Públicas construyó dos kilómetros de carretera sobre el vertedero hace cuatro años. La ayuda, de la que se desconoce el destino, se concedió en 1996 al entonces alcalde socialista. El actual negocia una solución con Madrid.

Imagen de la carretera que une Escucha y Castel de Cabras, en la zona de la antigua escombrera.
El Gobierno reclama a Escucha 276.896 euros de una subvención a una escombrera que no se hizo
HA

El Ministerio de Economía reclama al Ayuntamiento de Escucha 276.896,73 euros por una subvención (más los intereses de demora suma 368.643 euros) que concedió en 1996 para revegetar la conocida como escombrera de Pedrihuela. Este proyecto, en el que se preveía una inversión total de 463.380,33 euros, nunca se llegó a acometer y hasta la fecha se desconoce el destino de la ayuda que se entregó de forma anticipada con el aval correspondiente. Al frente del municipio se encontraba el polémico alcalde socialista, también médico del municipio, Luis Fernando Marín Herrero, condenado a dos años de cárcel por revelar secretos médicos de un edil de CHA.

El actual equipo de gobierno, integrado por PP y CHA, negocia ahora con Madrid cómo reintegrar esta cantidad de los antiguos fondos Ofico (ahora Miner) sin que el Ejecutivo central ejecute el aval, lo que -en palabras del actual alcalde, el nacionalista Javier Carbó- "supondría un auténtico 'crack' y catástrofe para el ayuntamiento". No en vano, el municipio ya está abonando los cuantiosos intereses de ese aval y de otros dos de sendas subvenciones y que suponen 6.000 euros anuales.

Según consta en la resolución del Instituto para la Reestructuración de la Minería del Carbón y Desarrollo Alternativo de las Comarcas Mineras, dependiente del Ministerio de Economía, el proyecto debía estar acabado en octubre de 1998 (tras haber solicitado el municipio una prórroga de un año) y en 2002 se notificó al Consistorio "el incumplimiento de las condiciones establecidas en la concesión de la ayuda" porque no se había acometido la inversión. Por tanto, se advertía de la pérdida de la ayuda y se exigía el reintegro de esta cuantía.

El entonces alcalde se excusó en causas "ajenas al Ayuntamiento" y argumentó que este proyecto iba aparejado a otra escombrera, la de Valle de Cenizas, y que las dificultades en esta última por la propiedad de los terrenos impidió acometer las dos. En ese momento y cuatro años después de caducar el plazo, volvió a rogar una prórroga que le fue denegada. Interpuso recurso y contencioso-administrativo en 2008. Durante este tiempo, los intereses van creciendo.

La citada escombrera ya no existe por los movimientos de tierra para construir sobre ella una carretera que une Escucha con Castel de Cabras. En 2006-2007, mientras el Ayuntamiento trataba de justificar su no inversión, Obras Públicas de la DGA hacía -según consta en el Boletín Oficial de Aragón- dos kilómetros de vía sobre el vertedero "por razones de urgencia", para corregir dos curvas "de reducida visibilidad" y el mal estado del firme. El resto se acabó en 2009.

Etiquetas