Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

TRIBUNALES

El fiscal pide 4 años para tres amigos por romperle la boca a un joven en María Lostal

Los hechos se produjeron tras el cierre de los bares de La Zona, y la víctima asegura que fue atacada en dos ocasiones.

Tres jóvenes amigos, de entre 20 y 22 años, se sentaron ayer en el banquillo de los acusados como presuntos autores de la agresión sufrida por otro chaval, de 23, en la zona de bares de la calle de María Lostal. La víctima asegura que le rodearon y atacaron en dos ocasiones, en un intervalo de tiempo de apenas media hora. Uno de los puñetazos le alcanzó en el rostro, causándole un grave traumatismo bucal que precisó tratamiento quirúrgico.

El fiscal acusa a los tres jóvenes de un delito de lesiones, pero solicita penas diferentes, en función del grado de implicación de cada uno de ellos en los hechos. Para Ricardo Martín Maurel, el presunto autor material del puñetazo que partió la boca al denunciante, pide dos años de prisión. Para los otros dos, S. N. C. y M. A. G., demanda una pena de un año. En cuanto a la responsabilidad civil, el ministerio público la ha fijado en 8.709 euros, cantidad de la que deberán responder conjunta y solidariamente los tres imputados.

La acusación particular, ejercida por Alejandro Navarra, pide la misma pena de cárcel para todos (1 año). Sin embargo, eleva la indemnización a 25.000 euros, cantidad que estima necesaria para compensar los daños físicos y morales, así como los gastos médicos derivados de la agresión. Las defensas solicitan la libre absolución de sus respectivos clientes.

Los acusados ya no se hablan

Los hechos tuvieron lugar sobre las 4.30 del 18 de marzo de 2007, en el entorno de la calles de María Lostal y Cesáreo Alierta de Zaragoza. Dos de los acusados, S. N. C. y M. A. G., explicaron ayer en el juicio que aquella noche habían estado celebrando un cumpleaños. "Cuando encendieron las luces del bar para cerrar, salimos a la calle. Había un chico que estaba dándole patadas a un contenedor de basura y una camarera le pidió que dejara de hacerlo", explicó S. N. Según este, el denunciante empujó el container para golpear a la chica, y fue entonces cuando su amigo y novio de la camarera, M. A., se lo recriminó.

M. A. negó que golpeara "en ningún momento" a la víctima, y explicó que todo el grupo se fue a casa. "Nos detuvimos en un banco de Cesáreo Alierta, y allí vino esta persona -por el denunciante- insultándonos y amenazándonos", dijo. "Fue entonces cuando Ricardo le dio un puñetazo en la boca", apostilló.

Los porteros de los bares de la calle de María Lostal llamaron a la Policía, pero cuando los agentes localizaron al grupo de amigos solo encontraron a dos de los presuntos agresores: Ricardo Martín Maurel no estaba con ellos. Este joven, al que asiste la abogada Olga Oseira, mantiene que no agredió a la víctima y que se enteró del arresto de los que eran sus amigos -tras el suceso han dejado de verse- al día siguiente.

Sin embargo, el denunciante identificó ayer en sala y "sin ninguna duda" a los tres acusados como las personas que le golpearon. "Ni le pegué patadas a ningún contenedor ni le hice nada a nadie", señaló. "Yo no me explicaba por qué me habían pegado semejante paliza -añadió-. Lo que no se me olvidará en la vida es una frase que me dijeron mientras me pateaban entre todos: Esto, para que te vayas calentito a casa".

Etiquetas