Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

ECONOMÍA

El descenso de los ingresos obligará a la DGA a pedir otros 800 millones en créditos

La deuda acumulada del Gobierno de Aragón crecerá en 2010 casi un 50% para tratar de compensar el desplome de la recaudación

Aunque los presupuestos de Aragón para el año 2010 apenas han empezado a elaborarse, los datos orientativos que se van conociendo ratifican que la DGA va a tener serias dificultades para mantener sus niveles de inversión real. Las cuentas autonómicas del año que viene no solo van a sufrir un recorte por primera vez en al menos una década, sino que en el apartado de ingresos incluirán unos 800 millones de euros en préstamos con los que el Ejecutivo tratará de compensar el desplome de sus ingresos.

 

Ese volumen de créditos duplica los 400 millones previstos para este 2009, y conllevará un aumento de la deuda acumulada de la Comunidad de casi un 50%. Según fuentes del Departamento de Economía, en el primer trimestre de este año la deuda total de Aragón ascendía a 1.631 millones de euros, lo que suponía el 4,8% del producto interior bruto (PIB) de la región.

 

Las mismas fuentes destacaron, no obstante, que con los 800 millones en créditos previstos para el 2010 el porcentaje de la deuda respecto al PIB se situará en torno al 5,8 o 5,9%, un nivel "muy inferior" al de otras muchas comunidades. De hecho, la media nacional se sitúa en el 6,7%.

"En los años de bonanza económica el Gobierno de Aragón fue reduciendo el porcentaje de deuda hasta el 3,3%, y eso permite que ahora pueda aumentarse sin problemas para el Ejecutivo", recordaron desde Economía.

 

El consejero Alberto Larraz explicó ayer que el aumento de la deuda de la Comunidad es imprescindible para evitar una caída "espectacular" de los presupuestos de 2010. Al descender el consumo privado y la actividad empresarial, disminuye también la recaudación de los tributos que constituyen la principal fuente de ingresos de la DGA: el IVA, el IRPF, el de impuesto de actos jurídicos documentados...

 

Para compensar esa importante merma e intentar seguir tirando de la economía aragonesa manteniendo sus niveles de inversión, el Ejecutivo autonómico se ve obligado a recurrir al endeudamiento. El año pasado, con la crisis ya desatada, los presupuestos aprobados para este 2009 crecieron un 4,85% con un volumen de deuda de unos 400 millones. De cara a 2010 esa cantidad se va a duplicar, pero ni aun así se podrá evitar un recorte de las cuentas de en torno al 5%.

 

Esa contracción del presupuesto conllevará, lógicamente, una reducción de los gastos. El Gobierno de Aragón asegura que la restricción se aplicará, fundamentalmente, a los capítulos de gasto corriente en bienes y servicios, personal y subvenciones. Sin embargo, es muy probable que las inversiones también se resientan.

 

El año pasado, pese a que las cuentas siguieron siendo expansivas, la inversión real programada por la DGA para el 2009 cayó un 14,8% situándose por debajo de la de 2006. Por el contrario, el gasto de personal aumentó un 8,9%, lo que da una idea de las dificultades que entraña recortar ese apartado.

 

Pese a todo, el Gobierno de Aragón no tiene previsto subir sus impuestos, aunque Larraz no descarta tocar alguno "para equilibrarlo".

Etiquetas