Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

OBRA DEL PACTO DEL AGUA

El Congreso exige al Gobierno central licitar y adjudicar Biscarrués este año

Ángel Pintado
El Congreso exige al Gobierno central licitar y adjudicar Biscarrués este año
HA

El Congreso de los Diputados decidió ayer por unanimidad recordar al Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural que ya no puede jugar más a ralentizar el proyecto de Biscarrués. La comisión de Medio Ambiente de la Cámara Baja validó con el apoyo de todos los partidos -incluido el PSOE- una iniciativa del PP por la que se insta al Gobierno a aprobar en este año la declaración de impacto ambiental, el proyecto, sacarlo a licitación y adjudicarlo. Si se cumple el mandato, lo que no es evidente, sería la primera vez que el Ejecutivo central se muestra tan diligente con una obra hídrica clave del Pacto del Agua.

 

La iniciativa, aunque tuvo este final feliz, parecía que iba a acabar en una nueva confrontación entre PSOE y PP. Durante el debate, los socialistas no aceptaron el texto presentado por los populares y éstos se negaron a aceptar una enmienda en la que se eliminaba el mandato de que estuviese todo aprobado este 2010.

 

Sin embargo, en las dos horas de separación que hubo entre las intervenciones y la votación se obró el milagro. Ya sea porque el Ministerio autorizó el acuerdo, porque había serias dudas sobre qué partido iba a ganar la votación o porque primó el interés general de Aragón, PSOE y PP consiguieron ponerse de acuerdo. Esta circunstancia llevó a CiU, PNV, ERC y Coalición Canaria a sumarse al consenso y apoyar también la iniciativa.

 

El texto final mantiene el mandato de que el Gobierno culmine los trámites en 2010, pero añade a petición del PSOE la coletilla "respetando, en cualquier caso, los plazos establecidos en el procedimiento administrativo". Si Medio Ambiente no incurre en ningún nuevo retraso, los plazos que marca la ley permitirían culminar todos los pasos administrativos en los diez próximos meses.

Plan de restitución

El otro párrafo del acuerdo hace referencia a la exigencia al Gobierno central a que "con la máxima urgencia, elabore y ejecute el pertinente plan de restitución territorial, que garantice las inversiones que permitan el desarrollo económico y ambiental de la zona afectada".

En este caso, la aportación del PSOE que ha aceptado el PP es que este plan se elabore "una vez aprobada la correspondiente declaración de impacto ambiental". Es decir, si todo va según aseguran que va a ir, a partir de este mes de marzo.

 

El primer paso para demostrar esta buena voluntad por parte del Gobierno central será la aprobación de la declaración de impacto ambiental. En este caso debería ser un trámite rápido y sin ningún contenido que cuestionase las tradicionales reivindicaciones aragonesas. Así, el antiguo proyecto de Biscarrués (de 192 hm3 frente a los 35 actuales) ya superó en su momento esa misma declaración, por lo que no tendría sentido que esta vez sí se cuestionase, aun siendo un proyecto sustancialmente menor.

 

A pesar del consenso final, sí hubo un punto de desacuerdo que no se consiguió solventar. Se refiere al acuerdo que tomó la Mesa del Agua de Aragón sobre la regulación del Río Gállego. La diputada del PSOE por Huesca, Teresa Villagrasa, planteaba en su enmienda inicial que el PP mostrase su conformidad. El diputado popular Ángel Pintado señaló que no iban a hacerlo, igual que no lo hicieron cuando se votó ese acuerdo. Según argumentó, consideran que, aunque es mejor lo finalmente acordado que nada, sería conveniente dotar a los citados regantes de más agua regulada.

 

Durante el debate tomó la palabra, además de Villagrasa y Pintado, el diputado del PP Santiago Lanzuela, coautor junto al popular oscense de la iniciativa. Lanzuela resultó en su intervención la importancia que tiene Biscarrués. Entre otros aspectos, justificó este embalse en que hay miles de familias que dependen del sistema de riegos del Alto Aragón.

Etiquetas