Despliega el menú
Aragón

DÍA DE ARAGÓN

El científico Mateo Valero destaca la importancia de producir ideas que generen riqueza

El rector de la Universidad de Zaragoza, Felipe Pétriz, solicita más ayudas económicas para los universitarios que obtengan becas Erasmus.

El científico aragonés Mateo Valero, galardonado con el Premio Aragón 2008, subrayó la importancia de producir ideas que generen riqueza para avanzar en el mundo de la ciencia y, en rueda de prensa, agradeció este premio "máximo" galardón que otorga el Gobierno de Aragón. Por su parte, el rector en funciones de la Universidad de Zaragoza, Felipe Pétriz, que recoge el Premio Aragón Internacional al programa europeo Erasmus, solicitó más ayudas económicas para los universitarios que obtengan una de estas becas.

El científico aragonés Mateo Valero y el rector en funciones de la Universidad de Zaragoza, Felipe Pétriz, comparecieron acompañados por la consejera de Educación, Cultura y Deporte del Ejecutivo autónomo, María Victoria Broto, momentos antes de participar en el acto institucional del Día de San Jorge, que se celebra en el Edificio Pignatelli de Zaragoza, y en el que reciben los Premios Aragón 2008.

Con estos dos reconocimientos, el Ejecutivo autónomo quiere "reconocer la labor del programa Erasmus", que durante más de veinte años ha ofrecido la posibilidad de cursar estudios fuera de España a más de 200.000 alumnos, explicó la consejera María Victoria Broto. Este programa ha sido especialmente impulsado por el Gobierno aragonés, al complementar la dotación económica del mismo con otras becas.

Asimismo, el premio a Mateo Valero se entrega por ser "un referente internacional" en el mundo de la ciencia y la ingeniería. Su trabajo, recordó Broto, ha sido "reconocido por muchas personas y es un honor que reciba un premio en su propia tierra".

"Los computadores, los procesadores, las memorias ..."

El premiado Mateo Valero explicó que "toda mi vida y mi profesión" gira en torno a "los computadores, los procesadores, las memorias y los supercomputadores, que no son más que máquinas construidas con numerosos procesadores que se comportan como uno".

En concreto, el supercomputador MareNostrum, ubicado en el Supercomputing Center en Barcelona, que Valero dirige, "tiene más de 10.000 procesadores y es 10.000 veces más potente. Puede hacer en menos de una hora lo que uno normal haría en un año, y cuenta con 20 tegabits de memoria", de forma que sus "posibilidades son enormes", también a la hora de obtener respuestas.

Para el científico aragonés, "un supercomputador es el tercer pilar de la ciencia y la ingeniería", dado que permite obtener simulaciones de proyectos y programas antes de ponerlos en marcha, para mejorarlos y completarlos, "y eso se hace en el Centro Nacional de Supercomputación de Barcelona", explicó.

En este sentido, Mateo Valero, nacido en Alfamén (Zaragoza), subrayó la importancia que tiene "producir ideas que generen riqueza", algo que se consigue, en su opinión, cuando "lo que producimos interesa a las empresas, porque si les interesa creará riqueza en el entorno".

En el centro que dirige trabajan "200 investigadores y 50 de ellos son de fuera", de forma que "eso de que se fugan los buenos no es cierto, porque en Aragón y en España se ha quedado gente muy válida que lo ha tenido más difícil", a pesar de que "las instituciones dedican cada vez más recursos a la ciencia", rama que "hay que potenciar, porque la única forma que tenemos de avanzar es teniendo ideas".

Aunque ha recibido numerosos premios a lo largo de su trayectoria profesional, Valero aseguró haber estado en otras ocasiones "más tranquilo que ahora", dado que al recibir este premio "tengo que hablar con el corazón. Este premio es el máximo", aseveró.

Mateo Valero es Ingeniero de Telecomunicaciones por la Universidad Politécnica de Madrid y doctor de Telecomunicación por la Politécnica de Cataluña. También es miembro de la Real Academia de Ingeniería de España y desde 2005 académico de la real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.

Programa Erasmus

El rector en funciones de la Universidad de Zaragoza, Felipe Pétriz, que recoge el premio internacional al programa Erasmus, agradeció el impulso dado a estas becas, especialmente a través de las ayudas complementarias a la movilidad del Gobierno de Aragón, pero solicitó más aportación económica, dado que este programa "sigue estando necesitado de más cuantías económicas para los estudiantes".

Pétriz pidió que, a la hora de otorgar las ayudas, se tenga más en cuenta las condiciones académicas y económicas de los becados, siempre "atendiendo al principio de igualdad de oportunidades y a las condiciones económicas". El rector en funciones reiteró que "las ayudas se siguen quedando cortas, porque una estancia de un año en un país europeo cuesta más de 6.000 euros al año".

Asimismo, instó a unir la educación y la investigación para seguir avanzando en el Espacio Europeo de Educación Superior. En este esfuerzo, "el compromiso del Gobierno de Aragón me consta, y la Universidad de Zaragoza espera que esto sea uno de los motores de progreso y desarrollo económico y social".

En 2007 el programa de intercambio Erasmus cumplió 20 años presentando cifras de participación que superaban el millón de estudiantes. En este tiempo, la Universidad de Zaragoza ha destacado por su apuesta en el impulso de la dimensión internacional de sus actividades. Así, hasta 2008, durante los 21 años de vida de este programa internacional, la Universidad de Zaragoza ha enviado 11.128 estudiantes Erasmus y ha recibido 9.566.

Etiquetas