Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

AGRICULTURA

El cereal aragonés, en situación de alarma

Según la Agencia estatal de Metereología, se trata de uno de los inviernos más secos de las últimas décadas. En Huesca prevén unas pérdidas superiores a 60 millones de euros.

Campo de Trigo
El cereal aragonés, en situación de alarma por la sequía
HERALDO

«La semana pasada era una situación peligrosa pero ahora ya es de alarma. Si no tenemos agua ya, se perderá lo que todavía no ha nacido». Así explica José Manuel Cebollada, presidente de Asaja-Aragón, la situación del campo aragonés, aquejado de una profunda sequía que afecta a las tres provincias aragonesas.

La delegación oscense ha realizado una primera estimación de las pérdidas que la campaña podría tener en Huesca, y que cifran en más de 60 millones de euros. «A estas alturas ya vemos el desarrollo vegetativo de las plantas y nos tememos que en 65.000 hectáreas de la zona sur de la provincia las pérdidas van a ser cuantiosas», explica José Fernando Luna, presidente de ASAJA Huesca.

«Según los datos que ha facilitado la Agencia Española de Meteorología, este es uno de los inviernos más secos de las últimas décadas y no parece que esto vaya a mejorar de la noche a la mañana», argumenta Luna, que solicita celebrar una reunión con el departamento de Agricultura y Alimentación si en unos 15 días no ha vuelo a llover.

Una esperanza que aun mantienen desde Zaragoza. «Es muy pronto para darlo todo por perdido y quizás pueda caer algo de agua que salve un poco la situación, pero ya se puede decir que, en todo caso, la cosecha este año no será buena», afirma Emilia Guillén, secretaria técnica de Zaragoza.

Carrera contra el tiempo

«Los meses de invierno ya casi se han pasado. Acabamos diciembre y enero sin tempero y febrero lleva el mismo camino. Ahora los días se alargan y la temperatura sube por lo que es más difícil concentrar el agua y la situación se complica aún más. De hecho, las siembras tardías seguramente no salgan. Solo un temporal lo podría arreglar», sentencia Guillén.

Una situación que afecta de norte a sur. «Solo la comarca de las Cinco Villas no tiene tan mal presagio, pero el resto de la provincia de Zaragoza está en estado crítico», dice Guillén. Una previsión que comparten en Teruel. «Hablamos de un 70% de zona afectada. Incluso en las zonas más altas, donde pudo haber caído una pequeña nevada, el viento no permitió que cuajara. En condiciones normales ahora no se podría entrar en los campos y, sin embargo, muchos están secos», confirma Cebollada.

Etiquetas