Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

NATURALEZA

El cazador que mató a la osa Canelle tiene que pagar una multa de 11.000 euros

René Marquèze, que asegura que disparó contra el animal el 1 de noviembre de 2004 en legítima defensa, puede recurrir el fallo.Las asociaciones francesas que defienden la suelta de más plantígrados en el Pirineo están satisfechas con el dictamen judicial

René Marquèze ante el tribunal de Pau en marzo del año pasado.
El cazador que mató a la osa Canelle tiene que pagar una multa de 11.000 euros
heraldo

Casi cinco años después de que la osa Canelle muriera del disparo de un cazador, René Marquèze, en los montes de la localidad francesa de Urdós, el caso vuelve a dar que hablar. El Tribunal de Apelación de Pau acaba de condenar a Marquèze a pagar una multa de 11.000 euros por daños y perjuicios como responsable civil de una infracción de destrucción de una especie protegida. Ocurrió el día de Todos los Santos (1 de noviembre) de 2004.

 

El fallo, publicado ayer por el periódico francés 'Sud Ouest', echa por tierra los argumentos esgrimidos por el Tribunal Correccional de Pau que absolvió el verano pasado a René Marquèze al entender que había disparado en legítima defensa al encontrarse durante la batida de jabalí con la osa y su cría.

 

Todo lo contrario, el dictamen de la Corte de Apelación asegura que "el grupo de cazadores y René Marquèze sabían desde el principio de la cacería que existía la posibilidad de encontrarse a la osa Cannelle y su osezno en el lugar del sector donde se desarrollaba la batida. Pero, a pesar de eso, los cazadores decidieron mantenerla". Por esta razón, la sentencia estima que no se puede invocar la legítima defensa, ya que la confrontación con el plantígrado podría haberse evitado.

 

La última palabra aún no está dicha. El veterano cazador, que desde lo ocurrido dejó esta práctica, puede recurrir ahora al Tribunal Supremo. Además, la Federación de Cazadores de los Pirineos Atlánticos anunció ayer que va a impulsar una colecta para recoger el dinero que le permita hacer frente a la sanción. Además de pagar los 11.000 euros por daños y perjuicios a siete asociaciones ecologistas que se personaron en la causa, René Marquèze tendrá que abonar otros 3.500 euros por los costes procesales.

Posiciones encontradas

El fallo judicial vuelve a suscitar en el país vecino el debate que se vivió a raíz de la muerte de la última osa autóctona de los Pirineos. La desaparición de Canelle suscitó una ola de protestas y un duro enfrentamiento entre quienes apoyan y rechazan la llegada de nuevos plantígrados.

 

Las organizaciones que respaldan la reintroducción de ejemplares están satisfechas con el dictamen que aseguran les viene a dar la razón. "Lo importante es que se reconoce lo que habíamos mantenido desde el principio, que el cazador es completamente responsable de la muerte de Canelle", valoró ayer el presidente de la asociación gala Fondo de Intervención Eco-Pastoral (FIEP), Gerard Caussimont. La cuantía económica de la multa de 11.000 euros está muy alejada por la solicitada por los colectivos ecologistas, que ascendía a un total de 200.000 euros.

 

Gerard Caussimont destaca que esta decisión también les motiva para reclamar "con más fuerza" la sustitución de la hembra abatida por un disparo. El Ministerio de Medio Ambiente tiene que decidir en 2010 si continúa con la reintroducción de osos eslovenos. No podrá adoptar ningún acuerdo de forma unilateral, ya que cualquier medida tiene que pactarse con las comunidades afectadas, entre ellas, Aragón.

 

Gerard Caussimont insiste en que han demandado al Ejecutivo galo que retome la suelta de plantígrados, pero de "una forma más técnica, dejando libre a un ejemplar cada vez, haciendo un seguimiento de su adaptación antes del siguiente y dialogando con todas las partes".

Surrealista polémica

El debate sobre los osos también provoca al otro lado de los Pirineos surrealistas controversias. Un portavoz de la Asociación de Protección del Patrimonio de Ariège (colectivo del Pirineo central contrario a la reintroducción) aseguró que esta primavera habían matado a dos osos que no estaban controlados. El Ministerio de Medio Ambiente ha encargado una investigación para determinar lo que hay de cierto en sus palabras, aunque no existe ningún tipo de prueba ni confirmación oficial.

En el Pirineo habita en estos momentos una población osera que ronda la veintena de animales. La cifra oficial es de 16 osos, pero puede haber nacimientos.

Etiquetas