Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

EL TIEMPO

Llega el calor tras un inicio de mayo hasta 5 grados más frío de lo habitual

Las temperaturas seguirán subiendo y se prevé que el fin de semana se acerquen a los 30 grados. Hoy soplará cierzo en el valle del Ebro.

Le ha costado bastante, pero por fin parece que el calor ha llegado a Aragón para quedarse. Después de una primera quincena de mayo inusualmente fría -las temperaturas diurnas han estado hasta cinco grados por debajo de lo habitual-, los termómetros van a seguir subiendo a lo largo de la semana y se espera que a partir del sábado se acerquen a los 30 grados en muchas zonas de la Comunidad. No obstante, hoy se esperan rachas fuertes de cierzo en el valle del Ebro que harán que la sensación térmica en Zaragoza y otros municipios pueda ser algo más fresca.

Ayer, la capital aragonesa llegó a los 27,5 grados, y en casi todo Aragón se superaron los 22. Estos registros son incluso altos para esta época de año, pero además las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) indican que máximas van a seguir en ligero aumento durante los próximos días hasta rondar los 30 grados el fin de semana y también a partir del lunes. Los cielos estarán en general despejados, aunque se espera nubosidad y tal vez alguna precipitación débil en el Pirineo oscense.

Estas predicciones contrastan con el tiempo que ha hecho en la Comunidad durante la primera mitad de mayo. Esa quincena ha sido extraordinariamente fría en toda la Comunidad, sobre todo durante el día. En Teruel capital la media de las temperaturas máximas (15,3 grados) ha estado más de cinco grados por debajo de lo que marcan los registros históricos de este mes (20,5); en Zaragoza, la desviación ha sido de 4,6 grados (18,6 frente a 23,2); y Huesca ha sido la capital donde el descenso ha sido menos acusado con 'solo' 3,8 grados (17,5 frente a 21,3).

Por la noche las mínimas también han estado bastante por debajo de lo habitual a estas alturas de la primavera, pero las diferencias respecto a los promedios históricos no han sido tan grandes: 2,8 grados en Zaragoza, 2,3 en Huesca y 1,7 en Teruel.

Esas medias están condicionadas por el temporal de frío y viento que barrió la Península en la primera semana de mayo, un episodio que provocó caídas de las temperaturas de hasta 17 grados en apenas unas horas. No obstante, las jornadas que le siguieron también han sido más frescos de lo normal.

De hecho, hasta ayer en Zaragoza capital las máximas no habían alcanzado ni un solo día su promedio histórico de mayo (23,2 grados). En Huesca y en Teruel pasaba casi lo mismo -solo se había llegado a ese registro un día en todo el mes-.

En la capital turolense, las mínimas del domingo y del lunes han estado por debajo de los 2 grados (1,4 y 1,2 respectivamente) acercándose bastante a la temperatura mínima absoluta medida en esta ciudad en mayo (-1,4 el 2 de mayo de 1989).

Abril fue muy cálido

El calor de los próximos días, que probablemente se mantendrá hasta fin de mes, ayudará a recuperar en parte todos estos promedios. Mientras, el balance que realiza periódicamente la delegación en Aragón de la Aemet indica que en la Comunidad abril tuvo un carácter "muy cálido" con tendencia a "cálido" en el extremo oriental y a "extremadamente cálido" al norte de la depresión del Ebro. Las anomalías fueron de entre uno y tres grados por encima de la media.

Etiquetas