Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

MEDIO AMBIENTE

El buitre negro, extinguido a principios del siglo pasado, vuelve a Aragón

La recuperación de la especie en el sur de la Península y las reintroducciones en Cataluña y Francia han disparado los avistamientos.

Un buitre negro y otro leonado, fotografiados en Extremadura.
El buitre negro, extinguido a principios del siglo pasado, vuelve a Aragón
A. PORTERO

El buitre negro, la mayor de las aves de Europa, vuelve a sobrevolar Aragón después de muchas décadas de ausencia.

La especie desapareció de la Comunidad a principios del siglo pasado, y desde entonces solo había tenido apariciones muy esporádicas.

Sin embargo, la paulatina recuperación de las poblaciones que viven en el suroeste de la Península y las reintroducciones que se han realizado en Cataluña y Francia han provocado que en los últimos años los avistamientos se hayan disparado en el Pirineo y en el Sistema Ibérico.

"Los ejemplares que se han liberado en Lérida entran constantemente en Aragón, probablemente porque aquí hay más comederos -explica el delegado regional de SEO/Birdlife, Luis Tirado-. Además, se ha comprobado que hay intercambio de individuos entre las poblaciones del centro y del sur de España y las del Macizo Central francés, así que esos animales están por aquí de paso".

El buitre negro es una de las cuatro grandes carroñeras de la Península junto con el buitre leonado, el quebrantahuesos y el alimoche.

Su plumaje marrón oscuro y su gran tamaño -pesa entre 7 y 10 kilos y tiene hasta 3 metros de envergadura- la convierten en una rapaza fácil de identificar que se distingue claramente de las águilas por su corpulencia, la extensión y la anchura de sus alas y su corta cola.

El veneno y los grandes árboles

La especie estuvo presente en la provincia de Teruel hasta la primera mitad del siglo XX, pero se extinguió debido sobre todo a la falta de grandes árboles y al uso de venenos.

"El buitre negro prefiere las partes duras de los animales muertos, como la piel o los tendones -comenta Tirado-. Eso le hace especialmente vulnerable a los tóxicos, porque también se alimenta de pequeños mamíferos como el conejo y ese tipo de carroña es la que suele usarse como cebo envenenado".

El delegado de SEO/Birdlife en Aragón recuerda además que, a diferencia del buitre leonado, el negro es una especie arborícola.

"Necesita árboles grandes porque sus nidos pueden llegar a pesar toneladas -explica-. Por eso se extinguió en Aragón y por eso es más difícil que vuelva a criar aquí, porque en Teruel y en Zaragoza no tenemos árboles grandes".

El retroceso de la especie hizo que en los años sesenta en toda España llegasen a quedar menos de 200 parejas. Sin embargo, en las últimas décadas el buitre negro ha logrado recuperarse. Actualmente se calcula que en la Península viven unas 2.000 parejas, por lo que esta rapaz ha dejado de ser un ave en peligro de extinción y ha pasado a la categoría 'vulnerable'.

Esas poblaciones están distribuidas por Extremadura, Andalucía, Castilla-La Mancha, el norte de Castilla y León, Madrid y la isla de Mallorca. Además, las reintroducciones realizadas por Cataluña en el Pirineo leridano han creado un nuevo núcleo que es el que más ha multiplicado los avistamientos en Aragón.

SEO/Birdlife ha elegido el buitre negro como ave del año 2010. Sin embargo, sus responsables se muestran críticos con las repoblaciones desarrolladas por la Generalitat. "En el caso del quebrantahuesos se podrá estar de acuerdo o no con el proyecto, pero lo que no se puede negar es su transparencia -dice Tirado-. Cataluña, en cambio, no ha dicho nada de lo que está haciendo, así que no sabemos si se han hecho estudios de viabilidad y si se han asegurado de que las causas que llevaron a la extinción al buitre negro han desaparecido".

En cualquier caso, la organización ecologista pide al Gobierno de Aragón que tome medidas de para conservar y proteger a esta gran carroñera. "Es un hecho que el buitre negro ha vuelto a Aragón, así que no se puede mirar hacia otro lado", insiste Tirado.

Etiquetas