Despliega el menú
Aragón

DONANTES

El Banco de Sangre logra ser autosuficiente en verano, aunque pide que se siga donando

Con las últimas campañas se ha conseguido que haya almacenadas unas 1.700 bolsas.

Donantes de sangre
El Banco de Sangre logra ser autosuficiente en verano, aunque pide que se siga donando
HA

No hay que bajar la guardia, pero el Banco de Sangre de Aragón ha conseguido un año más llegar a los niveles de reservas que permitirán, si no hay ningún imprevisto, salvar el verano. No obstante, los responsables se muestran cautos y animan a los aragoneses a seguir donando, especialmente en julio, para llegar a agosto -mes en el que bajan considerablemente las extracciones-con hematíes almacenados.

¿Cómo se ha conseguido esta autosuficiencia? Tanto el gerente del Banco de Sangre y Tejidos de Aragón, Luis Callén, como la presidenta de la Hermandad de Donantes de Sangre de Zaragoza, Mari Carmen González, aseguran que las campañas para captar donaciones han sido la clave un año más. "Se puso en marcha el plan de recolectas externas para poder pasar el verano de la mejor manera posible", explicó Callén.

Una de las iniciativas que más reservas ha generado fue el maratón organizado en el Auditorio de Zaragoza a principios de junio, con el que se consiguió una provisión de 700 bolsas. Una cifra muy superior a la del año pasado, cuando se recogieron 400. "Antes de este maratón estábamos bajo mínimos y sabíamos que en verano descienden las donaciones, así que decidimos volver a organizar este acto que tan buenos resultados nos ha dado", apuntó González.

Con esta última 'cuestación', se llegó a niveles óptimos, con unas 1.700 bolsas guardadas (con las donaciones programadas para julio se espera llegar a las 2.000). Pero no hay que cantar victoria y, por eso, los responsables se muestran muy prudentes a la hora de valorar estos datos. "Estamos en niveles muy cómodos, con capacidad para resolver las próximas semanas, pero la situación puede cambiar de un momento a otro", señala el gerente del Banco de Sangre. "Hay que atender a los hospitales públicos y privados y para esto necesitamos reservas. Además, la situación puede cambiar en cualquier momento", añadió González.

De hecho, una de las peculiaridades de la sangre es su caducidad. Los hematíes duran unos 40 días, por lo que los depósitos que hay actualmente guardados tendrán que ser utilizados antes de final de julio o principios de agosto. Por ello, los expertos advierten de la importancia de recoger suficientes reservas este mes, ya que son conscientes de que las donaciones se reducen drásticamente en agosto, cuando la mayoría de la gente se va de vacaciones.

No obstante, es en agosto cuando se ponen en marcha otros mecanismos alternativos para intentar salvar el bache. Se organizan desplazamientos a pueblos del Pirineo o el sur de Teruel para captar la atención de los ciudadanos. Y si las reservas llegan al límite, desde la Hermandad de Donantes de Sangre de Zaragoza están preparados para hacer llamamientos que vuelvan a activar las extracciones. En alguna ocasión, ha sido necesario por la carencia de algún tipo de sangre concreto y los resultados han sido satisfactorios.

El plan preparado para este verano ya se ha llevado a cabo en veranos anteriores con buenos niveles de respuesta. De hecho, Callén recuerda que en los últimos cinco años el Banco de Sangre ha afrontado con cierta tranquilidad los meses estivales. Pero el trabajo en el Banco de Sangre nunca acaba. Ya se piensa en el retorno del curso y el incremento de la actividad quirúrgica. Hay que tener sangre suficiente para entonces.

Etiquetas