Aragón

GOLPE PARA EL TURISMO ARAGONÉS

El balneario de Panticosa cierra sin aclarar el futuro de la plantilla

Las instalaciones del balneario de Panticosa cerraron ayer sus puertas, tal y como se había anunciado, ante los problemas de la empresa Aguas de Panticosa, filial del grupo Nozar. Ya no habrá mas reservas, ni clientes hasta la temporada de invierno. Pero los empleados acudirán mañana a su puesto de trabajo porque la empresa Aguas de Panticosa, perteneciente al grupo Nozar, todavía no se ha puesto en contacto con ellos para aclarar su futuro. "De momento no hay ninguna novedad y estamos esperando a que llegue alguna noticia para ver que hacemos", explicó Edurne Sagastibeltza, representante de Comisiones Obreras y miembro del comité de empresa del balneario, quien recordó que los trabajadores "siguen percibiendo su sueldo". De todas formas, Sagastibeltza se mostró optimista y apuntó que "tenemos confianza en que esta semana la empresa se ponga en contacto con la plantilla y les explique su situación".

El Hotel Continental, de cuatro estrellas, y las Termas de Tiberio, las únicas instalaciones que permanecían abiertas, despidieron a los últimos clientes. Al igual que hizo en diciembre el Gran Hotel, clausurado desde entonces debido a la baja demanda. Sin embargo, el Casino deberá permanecer abierto de manera temporal para no perder la licencia, porque aunque ha solicitado su traslado a Huesca, por el momento el Gobierno de Aragón no ha respondido a esta petición.

Un día gris

En principio, este cierre del balneario es temporal y está previsto volver a abrir el 1 de diciembre, tal y como indicó el director del complejo, Marcos Díaz. Durante este tiempo se seguirá buscando un nuevo gestor que pueda hacerse cargo de las instalaciones.

Ayer fue un día gris en todos los sentidos. Primero porque el cielo estuvo cubierto de nubes durante todo el día. Y segundo porque el ambiente que se respiraba no era el de un día normal. El cierre se dejó notar en los clientes hospedados ayer en el Continental. Julia Hernanz fue una de las últimas. "Es una pena, porque las instalaciones son perfectas", dijo a su salida. "Hemos venido a pasar el fin de semana por el tema de las termas y sabíamos que esto se iba a cerrar, pero desconocíamos que hoy era el día fijado por la empresa". Aún con todo, "el trato que hemos recibido por parte de los empleados ha sido muy bueno, aunque entiendo que para ellos esto no tiene que ser nada fácil", añadió. "Nos han dicho que volverá a abrir en Navidad y en temporadas altas", comentó Julia, "confiamos en poder volver, ya que eso significará que las cosas han mejorado".

Durante estos meses que permanezca cerrado, el complejo no estará del todo vacío, ya que un grupo de personas se hará cargo del mantenimiento. Y de la misma forma, habrá personal de seguridad que vigilen el entorno, ya que las instalaciones albergan objetos de valor. "Esto no se puede quedar del todo abandonado, tiene que estar controlado, y además de las personas que estén aquí, acudirá periódicamente la Guardia Civil", explicó Fernando del Cabo, subdirector del balneario.

Con esto se completa una etapa del balneario, esperanzadora en su inicio, cuando comenzó la reconstrucción del complejo y pésima en su final. Ahora, además de los edificios de lujo que ya no podrá disfrutar nadie, quedan los esqueletos de las obras que no se han finalizado, como el centro de Alto Rendimiento y el parquin de visitantes, ubicado a la entrada. Por otra parte, el hotel Las Margas de Sabiñánigo (propiedad de Nozar) seguirá abierto mientras haya actividad ligada al golf.

Etiquetas