Aragón
Suscríbete

FAUNA

El ave de pequeño tamaño más amenazada de Europa descansa en Gallocanta

SEO/Birdlife ha detectado que el carricerín cejudo se detiene en la laguna en su migración hacia el África subsahariana.

Uno de los ejemplares de carricerín cejudo capturados estos días en la laguna de Gallocanta.
El ave de pequeño tamaño más amenazada de Europa descansa en Gallocanta
CARLOS PéREZ

SEO/Birdlife ha detectado que el carricerín cejudo, el ave de pequeño tamaño más amenazada de Europa, se detiene en la laguna de Gallocanta en su migración desde el este de Europa hasta el África subsahariana. La organización ecologista ha organizado un campaña científica para ratificar la presencia en Aragón de este pájaro en peligro de extinción, y en apenas dos semanas sus voluntarios han detectado siete ejemplares.

"La prospección durará hasta finales de agosto, así que esperamos encontrar más -explica el delegado de SEO en Aragón, Luis Tirado-. Ojalá que gracias a este hallazgo se puedan rastrear otras zonas de la Comunidad en las que también puede haber carricerines cejudos".

Tirado destaca, además, que la confirmación de que esta ave de gran valor está presente en la Comunidad "no ha sido casual". "La hemos encontrado porque hemos buscado en un humedal de especial riqueza ecológica -señala este ornitólogo-. Ahí es donde viven las especies amenazadas, pero por desgracia cada vez quedan menos humedales. Por eso es muy importante que sepamos conservarlos".

El carricerín cejudo es un pequeño pájaro insectívoro que apenas mide 13 centímetros y presenta colores ocre-pajizos. Solo anida al este de Europa, sobre todo en Polonia, Bielorrusia y Ucrania, pero en sus migraciones se desplaza hasta el centro de África atravesando España y Marruecos. Es entonces cuando se le puede ver en algunos enclaves de la Península.

Actualmente se calcula que solo quedan de 12.000 a 15.000 machos de esta ave. "Puede parecer mucho, pero hablando de pájaros tan pequeños no es nada -aclara el delegado de SEO en Aragón-. Su gran problema es la destrucción de los hábitats en los que se reproduce, de sus zonas de invernada y de los lugares en los que descansa durante la migración". Ahora se sabe que uno de esos enclaves está en Aragón.

"Ya se había avistado un carricerín cejudo en la laguna del Cañizar, en Teruel, pero fue algo aislado -explica Tirado-. En 2008 el ornitólogo Carlos Pérez vio otro en Gallocanta, y el año pasado volvió y encontró hasta cuatro". Uno de esos ejemplares fue capturado dos veces en días distintos, lo que reveló que esta especie no solo pasa por ese paraje, sino que se detiene en él para alimentarse.

El descubrimiento animó a los responsables de SEO a organizar una campaña científica en la que el Departamento de Medio Ambiente ha colaborado con 18.000 euros. La búsqueda se está centrando en un cañaveral de la laguna de Gallocanta llamado La Reguera, y en ella participan un anillador y 20 voluntarios repartidos en tres tandas.

"La presencia del carricerín cejudo en Aragón es una gran noticia que debe concienciarnos sobre la necesidad de proteger las zonas de gran valor ecológico -insiste Tirado-. Ahora hay que buscar en otras zonas de la laguna y en otros puntos de la Comunidad para ver si se detiene en otros sitios".

Etiquetas