Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

EDUCACIÓN

El alumnado inmigrante desciende por primera vez en la última década

Las aulas de Infantil y Primaria tienen este curso mil niños extranjeros menos que en junio cuando terminaron las clases

Aragón ha empezado septiembre con cifras récord al conseguir superar por primera vez los 228.100 alumnos y esta vez el incremento no puede atribuirse exclusivamente a la población inmigrante. Al contrario. Por primera vez en la última década, la Comunidad ha perdido estudiantes de procedencia extranjera y este curso son 15.505 los que se han matriculado en Infantil y Primaria, mil menos de los que había el pasado mes de junio, cuando terminaron las clases. Las cifras han caído sobre todo en la etapa de Infantil, donde se han perdido 938 pequeños. En total, los niños inmigrantes representan el 14,2% de los estudiantes de entre 3 y 12 años.

 

Educación recuerda que este tipo de población escolar se mueve mucho y varía durante el año, por lo que se espera que esa diferencia se reduzca en algún centenar de alumnos en los próximos meses. "Conforme avance el curso llegarán a Aragón extranjeros en busca de trabajo y muchos de ellos vendrán con niños a los que habrá que escolarizar. Sucede siempre", explicaron desde el departamento.

 

La tendencia al alza se rompe tras más de una década de crecimiento que se produjo, sobre todo, entre 1996 y 2006. En ese periodo se llegó a multiplicar por 16 la cifra de alumnado inmigrante, lo que supone un 1.607% más. El incremento fue muy superior a la media nacional que era del 839%.

 

Los datos del año pasado ya anunciaban un cambio. En septiembre de 2008 se notó que los estudiantes extranjeros seguían creciendo, pero menos que los anteriores cursos. De hecho, la cifra creció solo un 9,61% respecto al año anterior, mientras que de 2006 a 2007 había aumentado un 22,74%. Estas cantidades se calcularon teniendo en cuenta a los estudiantes de todos los niveles educativos no universitarios.

¿Por qué ha caído la cifra?

El cambio de tendencia responde a dos razones principalmente: el fin de las llegadas masivas de extranjeros que ha habido en los últimos dos años y la crisis. En Aragón se han superado ya los máximos picos de inmigración, por lo que han pasado también el incremento elevado de niños en las aulas y las cifras se han estabilizado. Por otro lado, el paro y la difícil situación económica se han cebado especialmente con los sectores que suele ocupar la población procedente de otros países que o bien ha dejado de venir a España en busca de trabajo, o se ha vuelto a su país porque aquí no lograba un empleo para subsistir.

 

Lo que se mantiene igual es la procedencia de los niños. Los de origen hispanoamericano y europeo (sobre todo de países como Rumanía) son los más numerosos en las aulas aragonesas. Les siguen los que proceden de África y ya a bastante distancia los de Asia y los de Oceanía, que hace un par de años eran solo 3.

 

Para integrar a todos estos niños, que muchas veces se incorporan tarde al curso o no conocen el idioma, Educación ofrece tutores de acogida, aulas de español, centros de aprendizaje virtual de castellano y proyectos de educación intercultural. Precisamente, gracias a un proyecto de integración, un colegio aragonés -el Ramiro Solans del barrio Oliver de Zaragoza- ha conseguido quedar finalista del Premio nacional a la Acción Magistral 2009. El galardón se fallará en octubre y pretende reconocer el trabajo de los docentes para fomentar valores como la solidaridad, la tolerancia y la igualdad de género.

Etiquetas