Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

MONEGROS

El alcalde de Ontiñena reitera de nuevo su confianza en el proyecto de ocio de Gran Scala

Ángel Torres admite la existencia de "dificultades" para el cumplimiento del plazo dado al consorcio promotor para concluir con el pago de los terrenos a los propietarios, el próximo 10 de febrero.

El alcalde de Ontiñena, Ángel Torres, ha reiterado su confianza en la viabilidad del macroproyecto de ocio de Gran Scala, aunque ha admitido que queda "poco tiempo" para el vencimiento del plazo dado a los promotores para la adquisición de los terrenos.

Así lo ha asegurado el responsable municipal, quien ha apelado a la "buena voluntad" tanto de los promotores, International Leisure Developpement (ILD), como del Gobierno aragonés respecto al vencimiento de los plazos para los distintos trámites exigidos. Torres ha admitido la existencia de "dificultades" para el cumplimiento del plazo dado al consorcio promotor para concluir con el pago de los terrenos a los propietarios, el próximo 10 de febrero.

Para el edil, un aplazamiento en la convocatoria no debería tener una incidencia negativa en el proyecto, dado el interés que le han expresado de forma reiterada los representantes de la sociedad promotora en llevar a cabo su iniciativa.

Ha asegurado conocer la solicitud de ILD de mantener en los próximos días una reunión de trabajo con el consejero de Industria del Gobierno aragonés, Arturo Aliaga, para presentar todos los documentos que se han preparado para solicitar los permisos de ejecución.

Según el edil, los responsables de la sociedad promotora, con los que asegura mantener un contacto continuo, le han expresado de forma reiterada su interés en continuar con la tramitación del proyecto a pesar del actual contexto de crisis económica y de las dificultades existentes para su financiación.

Torres ha explicado que a pesar de la proximidad de la fecha para el pago del último plazo a los propietarios de los terrenos donde se proyecta ubicar el macroproyecto, los vecinos de Ontiñena se muestran "esperanzados" con una iniciativa que posibilitaría el asentamiento de la población y evitaría la migración de los jóvenes.

El responsable municipal ha explicado que la falta actual de perspectivas laborales en Ontiñena, localidad con apenas 600 habitantes y en la que se registran una media de 2 nacimientos al año, se evidencia en la ausencia de inmigrantes en la población.

Ha comentado, sin embargo, que el proyecto de Gran Scala ha favorecido el empadronamiento de algunos vecinos que habían emigrado en pasadas fechas en busca de nuevas ofertas profesionales.

Hasta la fecha, los promotores han pagado, en dos plazos, un 8% del total del precio pactado con los propietarios de las mil hectáreas donde se prevé ubicar el proyecto, con un valor acordado de 9.000 euros por hectárea de regadío y de 6.000 por las de secano.

El alcalde de Ontiñena ha comentado que los propietarios de estos terrenos continúan cultivando sus tierras, a la espera de que se formalice el pago del resto de la cantidad pactada. A este respecto, ha explicado que "la gente está muy contenta y con mucha ilusión en el proyecto, y además, todos los propietarios han cobrado su dinero y mantienen la propiedad de sus terrenos".

Los primeros planes de ILD, hechos públicos en diciembre de 2008, incluían una inversión global de unos 17.000 millones de euros para la construcción de un gigantesco complejo de ocio y juego, con 32 casinos, 70 hoteles, 200 restaurantes, medio millar de comercios, un hipódromo, un campo de golf y varios parques de atracciones y museos.

Las previsiones de los promotores configuraban entonces a Gran Scala como la segunda oferta mundial en juego, con capacidad para atraer a unos 25 millones de turistas al año. Aunque estas previsiones podrían haberse modificado a la baja, el alcalde de Ontiñena ha asegurado que el proyecto "no sólo sería bueno para Aragón, sino para el conjunto del país".

Etiquetas