Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

AVIACIÓN

El aeródromo de Caudé no logra atraer operadores tras invertirse 38 millones

Estará listo en marzo, pero la DGA lleva dos años negociando sin éxito con varias firmas americanas, europeas y asiáticas. La valenciana Avialsa propuso un centro de montaje de aviones y una escuela, pero se descartó por su coste.

Los propios estudios oficiales del Gobierno de Aragón pusieron en tela de juicio semejante inversión y los hechos están dando la razón. Solo la primera fase del aeródromo de Caudé ha supuesto una inversión pública de 38 millones de euros, pero a estas alturas, cuando quedan menos de cinco meses para que esté plenamente operativo, sigue sin atraer a operadores.

El director general de Transportes, Simón Casas, ni siquiera se atreve a aventurar si logrará que al menos una empresa se comprometa a instalarse en el complejo cuando abra sus puertas en el primer trimestre de 2010. Los contactos no fructifican por ningún lado, por mucho que se ha viajado a distintas partes del mundo para atraer firmas especializadas en el mantenimiento y reparación de aviones. De hecho, lleva cerca de dos años negociando con empresas americanas, asiáticas y europeas sin que haya atisbos de acuerdo con ninguna de ellas.

No obstante, Simón Casas consideró que hay "razonables esperanzas" de lograr alguna empresa porque el complejo de Caudé ya se conoce "en el mundo", aunque se mostró muy cauto a la hora de hablar de los contactos. "Lo ideal es que haya actividad desde un principio y vamos a intentar conseguirlo", dijo sin aclarar el alcance de las negociaciones porque, añadió, "son cuestiones delicadas y se pueden venir abajo en cualquier momento".

El consejero de Obras Públicas, Alfonso Vicente, quiere evitar que el aeródromo se convierta en un fiasco que le pase factura política y le ha marcado como prioridad al director general el fichaje de un operador. "Esto no va a ser como los aeropuertos de Ciudad Real y Lérida", aseveró Simón Casas en referencia a dos aeropuertos con una ínfima actividad.

El problema reside en que el aeródromo turolense depende exclusivamente de la actividad industrial, puesto que el tráfico comercial de viajeros se descartó y las posibilidades de atracción de empresas dedicadas a la industria aeronáutica con la crisis son muy reducidas.

Las instalaciones se hicieron a la medida de la empresa que iba a asumir su gestión, la zaragozana Industrias López Soriano, pero finalmente no hubo acuerdo. Se llegaron a convocar dos concursos para la gestión del aeródromo, que quedaron desiertos. Y también falló el procedimiento negociado que se mantuvo con posterioridad con varias empresas.

Venta internacional en ferias

La Dirección General de Transportes cuenta con el apoyo de la empresa pública Aragón Exterior para sus gestiones, que le han llevado a 'vender' el producto de Caudé en distintas ferias del sector. En varias ocasiones se ha apuntado que se mantenían negociaciones con una decens de empresas, pero en ningún caso se llegó a avanzar.

Una de las ofertas fue planteada antes del verano por la firma valenciana Avialsa, que ofertó la creación de varias líneas de negocio y actividad y la consiguiente generación de entre 40 y 70 empleos "desde el principio".

El responsable de Relaciones Institucionales de Avialsa, Paco Huguet, indicó que en el paquete se incluía una cadena de montaje de aviones Air Tractor (importados de Estados Unidos y para cuya distribución tiene la exclusiva), un taller de mantenimiento y una escuela para pilotos especializados en extinción de incendios y mecánicos. A cambio, el Gobierno regional debía asumir la construcción de las instalaciones necesarias y asumir los servicios de extinción de la compañía, una oferta que prácticamente se ha descartado por su coste. "Estamos pendientes de retomar las conversaciones, pero también tenemos un base en Viver, a 30 minutos de Caudé, y nos da igual un sitio que otro", apuntó Paco Huguet.

Con este panorama, el consejero de Obras Públicas ya ha planteado la creación de un consorcio público formado por el Gobierno aragonés y el Ayuntamiento de Teruel para hacerse cargo de la explotación del recinto. Este tendrá como objetivo fichar empresas, que deberán pagar un canon.

Etiquetas