Despliega el menú
Aragón

ABRE LA PUERTA A COMPARTIR EXPOSICIONES

El pacto de los bienes olvida fijar la fecha de devolución de las obras

En el escrito firmado por los dos obispos se aclara que deben devolverse las obras antes de negociar cualquier muestra conjunta. La diócesis de Lérida se reitera en su "voluntad" de acatar las órdenes del Vaticano.

Los alcaldes de Berbegal, Peralta y Villanueva pegan carteles para la manifestación.
El pacto de los bienes olvida fijar la fecha de devolución de las obras
JOSé LUIS PANO

No fija ninguna fecha para la esperada devolución de los 112 bienes de la diócesis de Barbastro-Monzón, pero refuerza el compromiso de la entrega por parte de Lérida. Esta es la esencia del acuerdo que la pasada semana firmaron en Madrid los dos obispos, Alfonso Milián y Joan Piris, respectivamente, ante el nuncio apostólico, Renzo Fratini.

Según ha podido saber este periódico, el pacto, que fue impuesto por Roma, consta de tres puntos y su contenido es "muy similar" al que sellaron ambas diócesis en 2008, también con la mediación del anterior nuncio, Manuel Monteiro de Castro.

En aquel documento, rubricado el 30 de junio de 2008, el entonces administrador de la diócesis de Lérida, Xavier Salinas, acataba finalmente los decretos de la Santa Sede que le obligaban a devolver las 112 obras a su legítimo propietario en un plazo de 30 días, aunque este se incumplió.

Precisamente, este ultimátum es una de las principales diferencias con el protocolo firmado ahora, puesto que en el último no se hace ninguna mención explícita a los plazos de entrega de las obras a Aragón. No en vano, horas antes del encuentro en Madrid, y aún sin conocer el documento que el nuncio presentaría, Piris comentó en su entorno que "si se le imponía una fecha, no firmaría, le costara lo que le costara".

"Se refuerza el compromiso"

A pesar de este detalle, fuentes próximas al obispado barbastrense consideran que el acuerdo del pasado 27 de octubre "es más ventajoso" que el cerrado hace casi dos años y medio, puesto que en este último "se refuerza el compromiso para devolver las obras" por parte de la diócesis catalana. En esta línea, las mismas fuentes insisten en que el acuerdo recientemente firmado "deja clara la voluntad manifiesta del obispo de entregar los bienes".

Al margen de ello, uno de los puntos del pacto que Roma acaba de forzar entre Milián y Piris habla expresamente de "compartir exposiciones", aunque se deja muy claro que esta iniciativa solo se podría poner en marcha una vez que Lérida haya cumplido las órdenes vaticanas de entregar todas las obras de Barbastro-Monzón que actualmente se encuentran retenidas en el Museo Diocesano y Comarcal de esa ciudad.

No obstante, no es la primera vez que la posibilidad de ceder parte del patrimonio ahora en litigio se pone negro sobre blanco. De hecho, ya en el anterior convenio ambas partes mostraban su intención de "cooperar en el estudio, atención y exposición de estas obras".

En este sentido, se hacía referencia expresa a "la realización de exposiciones temporales de sus respectivos patrimonios artísticos en ambos territorios diocesanos". Además, también se pretendía, entre otras acciones, elaborar "copia de todos y cada uno de los objetos que se considere oportuno por ambas partes". Para todo ello, se acordaba "establecer un órgano de carácter consultivo que asesore" en todos estos aspectos.

A este respecto, fuentes próximas a la diócesis barbastrense recuerdan que en el caso actual también sería necesario proceder de forma similar, de manera que habría que arbitrar un convenio complementario en el que se establecieran los términos de las posibles cesiones temporales.

Cabe recordar que el prelado de Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, siempre ha mostrado su total disposición a compartir las piezas pertenecientes a las parroquias de su diócesis que se reclaman desde hace más de una década, con el fin de facilitar su disfrute por el mayor número posible de personas, tanto en Cataluña como en cualquier otro lugar que lo solicite. Así ha respondido en numerosas ocasiones cuando desde la comunidad vecina se ha hablado de diálogo y de compartir el arte en litigio. Eso sí, Milián siempre ha advertido de que la condición indispensable para que se puedan prestar las piezas es que primero sean restituidas a su propietario, para a partir de allí estudiar las peticiones de préstamo que se reciban.

No ensombrecer la visita papal

El hecho de que el pacto se haya firmado en este momento no es casual. De hecho, fuentes próximas a las partes implicadas reconocen que el detonante ha sido la visita de Benedicto XVI a España este fin de semana -el domingo estará en Barcelona, mientras en la plaza del Pilar de Zaragoza se celebra la concentración organizada por Berbegal, Peralta de Alcofea y Villanueva de Sijena para reclamar el retorno de todo el arte retenido en Cataluña-. Con esta maniobra, se pretende que la visita papal no se vea ensombrecida por el enfrentamiento entre las diócesis vecinas.

Así las cosas, la estrategia de la Iglesia pasa ahora por vencer la resistencia de la Generalitat a permitir la salida del patrimonio aragonés, al tiempo que se trata de movilizar al Gobierno central para que intervenga en favor de los intereses de Barbastro.

Mientras, el próximo capítulo que se espera en Aragón para zanjar el conflicto es la resolución de los recursos presentados por Barbastro-Monzón y por la DGA al auto en el que un juez barbastrense desestimaba su solicitud de exequátur, proceso que permitiría validar en España y ejecutar los decretos vaticanos.

Etiquetas