Aragón
Suscríbete

LA POST EXPO

El acuario de Zaragoza no tiene licencia de apertura

Expoagua solicitó ese permiso en 2008, pero el Ayuntamiento le requirió documentación complementaria y todavía sigue pendiente. El recinto tampoco dispone de autorización ambiental y debe regularizarse como zoológico.

Imagen de arapimas de hasta más de dos metros en el tanque central del acuario de Zaragoza, una visita imprescindible con niños.
El acuario de Zaragoza no tiene licencia de apertura tres años después de inaugurarse
A. ALCORTA

El acuario fluvial de Zaragoza, uno de los equipamientos más emblemáticos de la Expo, carece de licencia de apertura más de tres años después de su inauguración. La sociedad Expogua la solicitó justo dos días antes de que la muestra internacional abriera sus puertas, pero el Ayuntamiento no la concedió porque distintos informes municipales concluyeron que había que aportar documentación complementaria. Desde entonces, ese permiso necesario para la puesta en funcionamiento de las instalaciones sigue pendiente.

De hecho, el Consistorio de la capital aragonesa ni siquiera ha concedido el certificado de fin de obra del acuario, otro requisito previo a la licencia de apertura que actualmente tampoco se ha cumplido. Además, el recinto tampoco cuenta con la correspondiente licencia ambiental de actividad clasificada, autorización que desde el año 2006 es exigible a las actividades que puedan resultar molestas, insalubres, nocivas o peligrosas.

 

Se están tramitando

Actualmente, la concesionaria del acuario -Gestión de Equipamientos Acuariológicos de Zaragoza S. L.- está tramitando esos permisos para regularizar la situación del edificio. Aunque fue Expoagua quien los pidió en un primero momento como titular de la licencia de actividad del complejo, ahora esa responsabilidad recae en la empresa que lo gestiona, ya que tras la muestra internacional hubo un cambio de titularidad.

Hay que recordar que durante los tres meses de la Expo pasaron por el acuario fluvial más de un millón de personas -unas 12.000 cada día-. Después la afluencia de público se redujo muy sensiblemente, pero se mantiene en cifras significativas: según los datos de la concesionaria, en 2009 el recinto recibió casi 85.000 visitas; en 2010, unas 61.000; y en los ocho primeros meses de este año, en torno a 46.000.

Las instalaciones se abrieron el 14 de junio de 2008. Apenas una semana antes, el día 5, la sociedad Expoagua había solicitado al Ayuntamiento de Zaragoza el certificado de fin de obra. Por su parte, la autorización de puesta en funcionamiento se tramitó el día 12.

Esas peticiones no solo no se atendieron a tiempo para la inauguración del acuario y de la Expo, sino que siguen pendientes. Después de recibir las solicitudes, el Consistorio recabó los informes técnicos pertinentes, y el resultado fue que tanto el Servicio contra Incendios, de Salvamento y de Protección Civil -en junio y julio de 2008- como la Oficina de Tramitación de Proyectos Expo -en junio de 2009 y marzo y abril de 2010- concluyeron que Expoagua debía completar la documentación aportada inicialmente.

Ante esta situación, en mayo de 2010 el Ayuntamiento dio diez días a Zaragoza Expo Empresarial -la sociedad sucesora de Expoagua- para que aportase los documentos que le pedían. Como no fue así, el pasado mes de diciembre el Consistorio dio por desistidas las solicitudes de certificado de fin de obra y de autorización de puesta en funcionamiento, lo que ha obligado a la concesionaria del acuario, como titular del edificio, a tener que iniciar de nuevo los trámites para cumplir ambos requisitos.

Además, Gestión de Equipamientos Acuariológicos de Zaragoza S. L. está haciendo las gestiones necesarias para regularizar sus instalaciones como parque zoológico -en cumplimiento de una ley estatal de 2003- y como núcleo zoológico -figura regulada en 2009 por un decreto de la DGA-.

 

El plazo acaba el 11 de noviembre

Según explicaron fuentes del Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, el acuario fluvial fue autorizado como parque zoológico por la antigua Dirección General de Desarrollo Sostenible y Biodiversidad, pero solo para un año y no de manera definitiva -lo que resulta llamativo teniendo en cuenta que la legislación es de 2003-. Ahora está tramitando la renovación de ese permiso ante el Inaga.

Del mismo modo, en los meses previos a la Expo la instalación recibió el visto bueno como núcleo zoológico de la Consejería de Agricultura. Sin embargo, antes de 11 de noviembre debe adaptarse a las nuevas condiciones establecidas en el decreto autonómico aprobado hace dos años, o de lo contrario su autorización actual quedará sin efecto.

Para poder ser inscrito en el registro de núcleos zoológicos, el complejo debe tener aprobada la licencia ambiental de actividad clasificada y la licencia de inicio de actividad -la segunda confirma si se han cumplido las condiciones impuestas en la primera-. Además, al exhibir animales silvestres, también requiere una autorización de apertura al público que debe formular el Inaga.

(Más información en la edición de papel de 'HERALDO DE ARAGÓN')

Etiquetas