Aragón
Suscríbete por 1€

SANIDAD

El acelerador del Servet atenderá al día el doble de pacientes a partir de este mes

La máquina, que se inauguró en septiembre, dará servicio también por la tarde, y se podrán dar 50 sesiones

A la izquierda, el jefe de Radiofísica junto al de Oncología Radioterápica en el nuevo acelerador.
El acelerador del Servet atenderá al día el doble de pacientes a partir de este mes
J. carlos arcos

Zaragoza. El nuevo acelerador del Hospital Miguel Servet de Zaragoza, puesto en marcha el pasado mes de septiembre, comenzará a funcionar también en horario de tarde a partir de este mes. Así, se permitirá duplicar el número de sesiones diarias, y se pasará de las 25 que se llevan a cabo hasta ahora, a unas 50. En tan solo dos meses, ya han recibido tratamiento 40 personas.

El nuevo acelerador lineal de electrones, que permite dar sesiones de radioterapia a los enfermos de cáncer, permite atender una media de 4 o 5 personas a la hora. Una sesión normal suele durar entre 10 y 12 minutos, aunque realmente el tiempo de exposición en sí no suele pasar del minuto.

Se dedica una especial atención al posicionamiento correcto del paciente, ya que es muy importante que la radiación se dirija exactamente a las células afectadas y no a los órganos sanos. "Aunque se pide el consentimiento del enfermo, el riesgo es mínimo", puntualizó el jefe del servicio de Radiofísica Hospitalaria, José Antonio Font.

Los cánceres más tratados con radioterapia son los de mama, próstata, recto y pulmones. El máximo de sesiones suele ser de 38 (próstata). No obstante, también hay tratamientos de radiocirugía, que son más intensos y por lo tanto es necesario menos número de sesiones.

En estos momentos, para someterse a radioterapia existe una lista de espera de poco más de 30 pacientes y se intenta que la espera máxima no supere el mes (aunque depende de los casos urgentes que se van diagnosticando).

La puesta en marcha del acelerador lineal del Miguel Servet forma parte de los planes de dotación de alta tecnología del Gobierno de Aragón. Para su puesta en marcha, han sido necesarias muchas horas de trabajo previo, para asegurar el correcto funcionamiento del aparato, que se encuentra dentro de un búnker especialmente diseñado para evitar cualquier radiación al exterior.

La instalación y las pruebas de adaptación se desarrollaron desde el 14 de enero hasta el pasado mes de marzo. Posteriormente, durante cinco meses se hicieron las pruebas y la calibración del aparato por el servicio de Radiofísica del Miguel Servet en colaboración con el de Oncología Radioterápica. Estos trabajos consistieron en instruir la máquina para que le dé al paciente, dependiendo de sus características, la dosimetría adecuada (siempre con la supervisión médica).

Controles periódicos

Además de las pruebas y los controles iniciales, se hacen exámenes periódicos para evitar cualquier problema. De hecho, cada mañana la máquina es revisada cuando comienza a funcionar (necesita 45 minutos para su puesta en marcha y calentamiento).

El jefe de servicio de Oncología Radioterápica, Martín Tejedor, recordó que la radioterapia es un tratamiento cada vez más demando y destacó que, aunque hay que avanzar en este campo, las características de los aceleradores de la Comunidad aragonesa se asemejan a las de cualquier otro centro fuera de España. "No tenemos nada que envidiar a los hospitales del extranjero", aseguró Tejedor.

Con el nuevo acelerador, ya son cinco los disponibles en Aragón: cuatro son del sistema público y el quinto de un centro privado con el que se concierta actividad. Las sociedades científicas aconsejan que debe haber un acelerador por cada 200.000 habitantes. El Hospital Miguel Servet está preparado para poder instalar un segundo aparato. Ya está construido un segundo búnker, con las mismas características del primero. Además, se quiere sustituir el más antiguo del Hospital Clínico.

Etiquetas