Despliega el menú
Aragón

POLÉMICA POR LAS PLAZAS ESCOLARES

Educación recibe 5 denuncias por fraudes escolares, frente a las 59 del curso pasado

La DGA asegura que el sistema que prima la proximidad a casa ha disuadido a los padres tramposos.

Educación ha recibido cinco denuncias de padres que consideran que otras tantas familias han hecho trampas al solicitar plazas escolares para sus hijos. Tres de estas demandas son de colegios de Zaragoza, otra de Teruel y una última en una localidad de la provincia de Huesca. Estos datos contrastan con los del año pasado, cuando llegaron a la Administración 59 supuestos fraudes escolares, de los que uno no fue admitido a trámite y en el resto se inició una investigación. Finalmente se demostraron 27, todos ellos en la capital aragonesa. A estos se les retiró la plaza adjudicada.

El Departamento de Educación atribuye el acusado descenso al nuevo sistema de elección de colegios implantado en Zaragoza y que prima la proximidad al domicilio. Según comentan desde la Consejería, dar más puntos para los centros que están en un radio de mil metros deja menos margen para una de las trampas más comunes: la aportación de un domicilio falso para conseguir sumar puntos.

Prueba de que este fraude casi se ha erradicado este año es que de los tres casos que se han denunciado en la capital aragonesa, solo en uno se sospecha de la dirección que se ha puesto en la solicitud de colegio. Los otros dos son por otros motivos que la Administración no ha aclarado (puede ser por certificados médicos falsos, por ejemplo).

La DGA dispone ahora de tres meses para resolver los casos denunciados, aunque siempre suele hacerlo antes de que termine ese plazo. Normalmente, a finales de agosto están todos resueltos. Si se descubre que una familia ha falsificado datos, se le quita el puesto escolar que había conseguido y la Comisión de Garantías le busca otro colegio que tenga vacantes. Y, ¿qué ocurre con esa plaza que queda libre tras quitársela al infractor? El colegio debe volver a baremar para repartir ese puesto entre los pequeños en lista de espera, es decir, entre todos aquellos que pidieron entrar en el centro y no lo consiguieron. Aunque el niño ya esté matriculado en otro colegio, se le da la posibilidad de que vuelva al que sus padres pidieron en primera opción.

Etiquetas