Despliega el menú
Aragón

INCENDIOS

Dos semanas después del fuego de San Gregorio, aún no se conocen las causas

UGT solicita una reunión urgente con la DGA y pide que las cuadrillas trabajen todo el año en la limpieza de los montes

Justo dos semanas después de que comenzara el incendio del campo de maniobras de San Gregorio que arrasó 6.250 hectáreas, las causas por las que se inició el fuego siguen sin estar claras. Tras el suceso, Defensa pidió que se abriera una investigación y el Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza) todavía no la ha concluido.

 

Fuentes de la Comandancia Militar de Zaragoza y del Ministerio de Defensa confirmaron ayer que la investigación continúa y todavía no hay resultados. "Como en otros casos, de las pesquisas se encarga el Seprona, pero todavía no se sabe nada de las causas", explicaron. La propia unidad de la Guardia Civil confirmó que se sigue trabajando y que no podían precisar cuándo se cerrará.

 

Las causas del incendio de San Gregorio fueron objeto de la polémica desde el principio. Aunque desde Defensa insistieron en que no estalló ninguna carga explosiva, esta fue la única hipótesis que se barajó.

 

De la superficie total carbonizada, algo menos de la mitad pertenece a la zona militar y el resto a los términos municipales de Torres de Berrellén, Tauste, Pradilla de Ebro y Remolinos. El pasado domingo, los vecinos de estas zonas mostraron su indignación en una concentraron junto al parque eólico de Tauste porque, según ellos, "el incendio pudo haberse evitado". Además, los afectados exigieron las disculpas del Ministerio de Defensa "por la imprudencia de los altos mandos militares del campo al permitir el descontrol del incendio" y también las del Gobierno de Aragón por "la manifiesta descoordinación inicial en la extinción".

Las propuestas sindicales

"La naturaleza es como es, pero creemos que si las medidas que proponemos se hubieran llevado a cabo, los incendios habrían sido menos virulentos", explicó Javier Ibáñez, secretario de organización de Federación de Trabajadores Agroalimentaria de UGT Aragón. Desde el sindicato, presentaron ayer una batería de propuestas para profesionalizar las cuadrillas que trabajan en la extinción y también para pedir que estas trabajen durante todo el año en la limpieza de los montes, ya que, añadieron, "como siempre se dice, los incendios se apagan en invierno". Y aseguran que otras comunidades trabajan así.

 

Este verano, en Aragón, las llamas han arrasado más de 23.000 hectáreas, la mayoría de ellas en la provincia de Teruel. Por eso, el sindicato ha solicitado con urgencia una reunión con el departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón para volver a proponer algunas de las medidas que ya sugirió en el plan quinquenal presentado en el 2005 para mejorar los servicios de extinción.

 

En la actualidad, de las 67 cuadrillas terrestres y 8 helitransportadas que trabajan en la extinción, solo una de ellas, la de Alcorisa (Teruel), trabaja todo el año. El resto, lo hacen de media cinco meses, aunque dos cuadrillas por provincia llegan hasta los nueve meses al año. En total, hay unas 600 personas que trabajan para Sodemasa y cerca de 1.000 si se contabilizan también los técnicos y otros trabajadores.

 

Entre las reivindicaciones, UGT pide que se amplíen las cuadrillas con una persona más para que puedan hacer jornadas de trabajo de siete horas y descansar. Además, exigen que se regulen las horas máximas de extinción y transporte para evitar accidentes in itinere y que las contrataciones sean a tiempo completo en lugar de fijos discontinuos.

 

"Prácticamente, en todas las comunidades trabajan 12 meses. Hay muchas labores de extinción que deben hacerse durante todo el año", explicó Ezequiel Marco, responsable de Política Forestal de UGT y secretario general de la Sección sindical de UGT en Sodemasa.

Más dotación económica

"Queremos que se dote de recursos económicos y sentarnos para hablar de la calidad en el empleo y para que se corrijan las deficiencias que se están dando en la extinción", añadió Ibáñez. Para el secretario de organización, aunque pese a las tareas de extinción también podría haber incendios, "estos podrían extinguirse antes o evitar que se hicieran tan grandes como los registrados este verano". Además, exigieron que haya preparación física para los trabajadores y que se recoloque a los de mayor edad.

Etiquetas