Despliega el menú
Aragón

ZARAGOZA

Detenido un matrimonio nigeriano tras morir su bebé por una circuncisión ilegal

El Grupo de Homicidios investiga quién fue el autor de las lesiones que causaron el fallecimiento del niño, de menos de seis meses. Los padres llevaron al niño al centro de salud del barrio de La Jota, donde le practicaron sin éxito las maniobras de reanimación

El Grupo de Homicidios de la Policia Nacional investiga quién fue el autor material de la circuncisión ilegal que ayer causó la muerte de un bebé de origen africano en una vivienda de La Jota de Zaragoza. De momento, las únicas personas detenidas por estos hechos son sus padres, un matrimonio nigeriano integrado por Nosa N. O., de 38 años, y Joy V., de 33. Ellos mismo dieron la primera voz de alerta y llevaron al niño, de entre cuatro y seis meses, al ambulatorio del barrio. Sin embargo, el pequeño llegó en parada cardiorrespiratoria y, aunque se le practicaron maniobras de reanimación, los médicos de urgencias solo pudieron certificar su fallecimiento.

Según fuentes sanitarias, los responsables del centro de salud de La Jota se pusieron en contacto con la Policía a las 8.52 de la mañana. Y lo hicieron porque el niño presentaba una cicatriz sangrante en el prepucio y sospecharon que se le podría haber practicado una circuncisión ilegal. Durante la exploración, los facultativos no apreciaron otras anomalías físicas ni signos de violencia en el cadáver.

Según algunos especialistas consultados por este periódico, no es habitual que un niño muera durante una intervención de este tipo. Por ello, no descartan que se agravaran las consecuencias por un problema de coagulación. En cualquier caso, tendrá que ser la autopsia la que determine la causa exacta del fallecimiento.

La pareja residía desde hace algo más de un año en un piso del número 12 de la calle Río Matarraña, en el entorno de la avenida de Cataluña de Zaragoza. La Policía trata de esclarecer ahora quién fue el autor material de las lesiones o si hubo alguna otra persona implicada en los hechos. Según ha podido saber este periódico, la Policía Científica localizó allí pañales y sábanas ensangrentadas. Sin embargo, nada se sabe todavía sobre la versión de los hechos que han dado los padres de la víctima, que estuvieron declarando durante toda la mañana de ayer en la Jefatura Superior de Aragón.

En casa y sin anestesia

La circuncisión es una intervención sencilla, que consiste en extirpar el prepucio -la piel móvil que recubre el glande- del pene. Los cirujanos suelen utilizar anestesia local o sedación en los adultos y anestesia general en el caso de los niños. Por ello, son obvios los riesgos que entraña practicar esta intervención en un domicilio particular y por parte de una persona sin conocimientos médicos.

Los padres del niño llamaron por teléfono a la Policía alertando del suceso. Sin embargo, cuando llegaron los agentes con un equipo médico del Salud, ya no quedaba nadie en la vivienda. Al parecer, alertada por la grave hemorragia que sufría el bebé, la pareja se cansó de esperar y decidió acudir por sus propios medios al centro de salud de La Jota, ubicado a unos 10 o 15 minutos de su casa.

Todos los varones musulmanes están circuncidados. Sin embargo, esta matrimonio nigeriano profesa la fe católica y el bebé había sido bautizado el pasado mes de octubre en la capital aragonesa. El matrimonio no tiene más hijos, por lo que el nacimiento del niño había sido recibido con una gran alegría. Según explicaron algunos vecinos del inmueble, la mujer se dedicaba al cuidado del menor y a las labores del hogar, y era el marido quien mantenía a la familia.

Tras ser interrogados por el Grupo de Homicidios, todo apunta a que los detenidos pasarán hoy a disposición judicial, junto con el resto de las diligencias practicadas. El fiscal podría imputar a la pareja un homicido imprudente, pero será el juez quien determine si dicta o no prisión.

Etiquetas