Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

HUESCA

Cuatro locales de la capital ya disponen de veladores climatizados

El Ayuntamiento aprobó en 2007 una norma para regular estas terrazas, pero la respuesta de los bares ha sido hasta ahora casi nula.

El bar Ágora es uno de los pocos que tiene terraza invernal.
Cuatro locales de la capital ya disponen de veladores climatizados
JAVIER BLASCO

Los oscenses que quieran seguir tomándose el café de la mañana acompañado de un cigarrillo a partir del 2 de enero tan solo podrán ir a cuatro bares de Huesca ya que son los únicos que disponen de terrazas acondicionadas para soportar los rigores del invierno y al mismo tiempo contrarrestar el humo. Pese a que en 2007 el Ayuntamiento de Huesca, a petición de los hosteleros, aprobó una ordenanza que regulaba por primera vez estas instalaciones, la respuesta hasta ahora ha sido prácticamente nula. Y la prueba es que solo se mantienen abiertos 4 de los 127 veladores que daban servicio en verano.

Uno de ellos es el del bar restaurante Ágora, que tiene toldos automáticos -el techo está al descubierto- y varias estufas que calientan media docena de mesas. "Yo no soy fumador, pero entiendo que quien sí lo sea se vaya a sentir perseguido ahora y y hemos intentado crear un espacio para que se puedan tomar el café o la cerveza sin molestar a nadie", justifica Apolinar Vázquez. Admite, no obstante, que en Huesca no hay cultura de terrazas de invierno, "pero con la ley antitabaco la gente buscará más estos lugares".

La cafetería Candolias, siguiendo el ejemplo de algunos establecimientos de Jaca que ya llevan años con terrazas cerradas, ofrece estufas y mantas a sus clientes. Reconocen que en días de temperaturas muy bajas, la gente apenas se sienta, pero aun con todo la mantienen todo el invierno para ofrecer un servicio extra.

La inminente entrada en vigor de la ley antitabaco también ha animado a Luis Miguel Estonllo, del bar Lizarrán, a presentar al Ayuntamiento un ambicioso proyecto valorado en 60.000 euros para instalar una terraza con cristal, jardineras, estufas de diseño... "Lo hemos hecho primero para poder ampliar el local porque es pequeño, y segundo para que los fumadores puedan estar en un lugar cumpliendo la ley", afirma. Además, está convencido de que con este servicio "notaremos menos las pérdidas que va a suponer la ley antitabaco y no tendremos que echar a ningún trabajador".

Fernando Lafuente, edil de Desarrollo, lamenta el escaso número de terrazas abiertas por ahora, pero confía en que con la nueva ley surjan más iniciativas ya que, a su juicio, "es una ciudad ideal porque el invierno no es tan frío".

Etiquetas