Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

NUEVA VÍCTIMA EN LA N-II

Cuarto choque mortal del año en el tramo sin desdoblar de la N-II

Un hombre murió ayer en Bujaraloz al seccionar un camión su turismo en la N-II. La colisión tuvo lugar en un cambio de rasante con doble línea continua.

Momento en el que retiraban el cadáver del conductor fallecido.
Cuarto choque mortal del año en el tramo sin desdoblar de la N-II
MARCO

La historia se repite. Por cuarta vez en lo que va de año, dos vehículos volvieron a protagonizar un choque mortal en el tramo sin desdoblar de la N-II comprendido entre Fraga y Alfajarín. En esta ocasión, el accidente se produjo en Bujaraloz, a escasos metros del límite con la provincia de Huesca. La víctima fue el conductor de un Lancia Delta con matrícula francesa. Se trata de Alexandru C., de nacionalidad rumana y vecino de Perpignan. Tenía 55 años.

Según informó la Delegación del Gobierno, el siniestro se produjo sobre las 17.35, a la altura de punto kilométrico 394,300. La Guardia Civil de Tráfico ha abierto una investigación para esclarecer las causas, pero todo apunta a un adelantamiento indebido. De hecho, el choque se produjo en un cambio de rasante con doble línea continua. El conductor del camión, de origen granadino aunque residente en Solsona (Lérida), explicó a este periódico que no pudo evitar la colisión. "El coche venía hacía mí lanzado y con gran potencia. De repente, he visto cómo derrapaba y se quedaba atravesado".

El transportista, de 52 años, llegó a hacer una maniobra evasiva para apartarse de la trayectoria del turismo. Sin embargo, el tráiler lo arrastró, lo pasó por encima y terminó partiéndolo en dos. "Cuando he bajado del camión, pensaba que el coche no se había metido debajo. Pero enseguida me he dado cuenta de que el morro estaba en un lado y la parte trasera en otro", comentó el conductor. El tráiler se dirigía a Villacañas (Toledo) y llevaba tableros. Aunque parte de la carga se vino hacía adelante, el camionero resultó ileso.

Cuando llegaron los equipos de rescate, se temieron lo peor. Los Bomberos del parque de la Diputación Provincial en Caspe ni siquiera se atrevieron a adelantar el número de fallecidos, por lo que no fue hasta que la grúa levantó el turismo cuando se confirmó que en su interior tan solo viajaba el conductor.

Según informó la Dirección General de Tráfico (DGT), tras la colisión, ninguno de los dos vehículos implicados quedó en medio de la calzada, lo que evitó que se registraran retenciones en este punto. La Guardia Civil solo tuvo que cortar unos de los dos carriles, y dar paso alternativo por el otro, cuando llegó la grúa para retirar el amasijo de hierros en el que quedó convertido el coche.

Dos accidentes en siete días

El accidente de este domingo confirma una preocupante escalada en el número de siniestros mortales de la N-II. Hace solo una semana, una joven de 22 años se dejó la vida en este mismo tramo en una colisión múltiple entre un turismo, un camión y una furgoneta. El choque se produjo en el kilómetro 407, a la altura del término municipal de Candasnos

El pasado 2 de febrero, otro choque frontal entre un camión y un turismo se saldó con una víctima mortal. El siniestro tuvo lugar en Pina de Ebro y el fallecido fue un hombre de 35 años. Las carreteras aragonesas se cobraron una de las primeras vidas del año también en este peligroso tramo de la N-II. Fue un joven de 28 años, residente en Tarragona, fallecido en una colisión entre dos turismos registrada en La Almolda.

Etiquetas