Despliega el menú
Aragón

EN APENAS UNA SEMANA

Consumo ya ha examinado más de 270 tiendas durante las rebajas

Las devoluciones y la confusión de precios son los principales problemas que han detectado los inspectores en los comercios.

En rebajas, el control se intensifica para evitar irregularidades en las ventas
Consumo ya ha examinado más de 270 tiendas durante las rebajas
JOSÉ MIGUEL MARCO

Ir de rebajas puede provocar quebraderos de cabeza a más de uno. Las gangas y los grandes descuentos hacen que las compras en las grandes superficies adquieran tintes delirantes y esta locura tampoco es ajena al pequeño comercio. Para mantener la cordura y velar por las normas y las reglas a las que se acogen las rebajas están los 'policías de las tiendas', que no son otros que los inspectores de Consumo.

 

En apenas una semana estos inspectores ya han realizado más de 274 actuaciones, analizando que la información, los precios y las políticas de devoluciones funcionen correctamente. Solo en Zaragoza se han puesto bajo lupa más de 50.000 productos representativos de todos los ámbitos de actividad comercial.

 

"Hasta el momento se habrán detectado entre un 2% y un 4% de irregularidades, por lo que el grado de cumplimiento de las normas es muy elevado", explica Ignacio Zarazaga, jefe del servicio de disciplina de mercado del departamento de Consumo de la DGA.

 

Este servicio dispone de 13 inspectores que recorren toda la Comunidad para 'examinar' a los comercios no sólo durante las rebajas, sino también en su quehacer cotidiano del resto del año. Son los vigilantes que supervisan que la información de precios sea la debida, que las condiciones de venta no sean modificadas en relación a la venta ordinaria -en temas como el pago con tarjeta, las devoluciones o los portes-, y que estén separados los productos rebajados y los que no lo están.

 

El proceso es sencillo y no hay 'agentes infiltrados'. "Un inspector acude a un comercio, se identifica como funcionario público y actúa ante el responsable de la tienda. Si detecta cualquier irregularidad tiene que levantar un acta de inspección", explica Zarazaga.

 

Echando un ojo a los datos de campañas anteriores, siempre respectivas a las rebajas de invierno, en 2008 se realizaron 536 actuaciones en todo Aragón con un 7,6% de deficiencias. En 2009, fueron 601 las intervenciones, con apenas un 2,6% de incidencias. Estas irregularidades se centran principalmente en el ámbito del 'doble precio', que no está bien marcado tanto en el escaparate como dentro del comercio, así como en la separación inadecuada de los productos. Desde el Gobierno de Aragón también se recuerda que los productos deben haber estado un mes antes expuestos a la venta porque, de lo contrario, se trataría de saldos (productos obsoletos o con taras) o de liquidaciones (descuentos por circunstancias excepcionales).

 

Las devoluciones son uno de los puntos más conflictivos, según las asociaciones de consumidores. UCA asegura que el 80% de las quejas que recibe tienen que ver con estas prácticas. "Es obligatorio admitir las devoluciones en caso de que el producto sea defectuoso y socialmente está aceptado que se realicen, aunque eso es graciable de cada comerciante", explican.

 

Los trece inspectores, que también analizan a los prestadores de servicios y estos días trabajan a destajo, pueden parecer pocos para recorrer toda la Comunidad, sobre todo si se compara su número con los de la inspección sanitaria, pero "lo importante es que realicen su labor de manera eficaz, porque nuevas incorporaciones dispararían el gasto público", explican en Consumo

Etiquetas