Aragón

SANIDAD

Cataluña sigue sin dar recetas a los enfermos crónicos aragoneses

Por segundo año consecutivo exige a los turistas de la Costa Dorada que se empadronen si quieren obtener el tratamiento. El Colegio Oficial de Médicos tilda la medida de «injusta» e insiste en que pone trabas al acceso universal a los servicios sanitarios.

El buen tiempo ha llevado a algunos turistas a acercarse a la playa este fin de semana
Cataluña sigue sin dar recetas a los enfermos crónicos aragoneses
JOSÉ CARLOS LEÓN

Cataluña no facilitará recetas a los turistas con enfermedades crónicas que pasen sus vacaciones de Semana Santa o verano en la Costa Dorada. A pesar de los intentos por parte del Gobierno de Aragón de que la Generalitat rectifique y acceda a que sus médicos de Atención Primaria den estas recetas, la región sanitaria del Camp de Tarragona insiste en mantener cancelado este servicio a quienes no estén empadronados y, por tanto, no tengan médico asignado.

La medida se puso en marcha en julio del año pasado por el importante número de turistas de toda España y el extranjero que desembarcan en estas playas a partir de Semana Santa (solo el centro de salud de Salou atiende en verano a unos 50.000 desplazados, de los que 12.500 son aragoneses). En aquel momento, la Generalitat envió una circular en la que daba instrucciones precisas a sus facultativos.

Aunque los responsables sanitarios de esta zona prometieron «suavizar» la orden y «aplicar el sentido común», no solo no ha sido así, sino que se ha mantenido durante el invierno y se reforzará a partir de Semana Santa.

Así lo ha ratificado el director de los Servicios Territoriales de Salud de Salou, Josep Mercadé, que insiste en que se mantienen las directrices de 2010. «Hemos enviado una carta al consejero Boi Ruiz para explicarle que desde Semana Santa reforzaremos estas medidas y le hemos pedido que lo comuniquen al Consejo Interterritorial», añade el director.

Mercadé explica que, gracias a las restricciones, han recibido un 22% menos de recetas, lo que les supone un considerable ahorro en el apartado de farmacia. Cada comunidad autónoma se hace cargo del coste de las recetas expedidas y canjeadas en ellas, lo que hace que el gasto aumente en aquellas que tradicionalmente reciben un gran número de veraneantes, como ocurre con Cataluña.

No obstante, Mercadé recuerda que si alguien se ve obligado a comprar el medicamento sin la receta de crónico «puede recuperar la parte subvencionada cuando vuelva a su comunidad».

 

Salas de desplazados

La Región Sanitaria de Tarragona insiste en que la atención 'aguda' (problemas de salud que surgen durante la estancia) se mantiene igual para los desplazados y está garantizada. Sin embargo, cada vez son más las medidas que aplican para diferenciar la atención a empadronados y turistas. En concreto, en el nuevo centro de alta resolución (CAR), inaugurado hace solo unos meses en Salou, se ha habilitado un espacio exclusivo para los no empadronados que se conoce oficialmente como «sala de desplazados».

Por otra parte, y aunque este año se reconocen sin tapujos los beneficios económicos de estas directrices, en 2010 se esgrimieron motivos asistenciales. En concreto, desde la Región Sanitaria alegaron que la medida era necesaria por la saturación de los centros de salud de la Costa Dorada en verano, el tiempo que invierten sus profesionales en dar salida a las recetas de estos pacientes (estiman que pasan el 25% de su horario en la consulta firmándolas) y el hecho de que desconocen la historia clínica de los pacientes desplazados que reciben y pueden no estar de acuerdo con lo que otro médico les ha indicado.

Sin embargo, los afectados siempre pensaron que tras las razones médicas se encontraban también las económicas, un argumento que se ve reforzado ahora que la Generalitat ha anunciado que quiere reducir un 10% su gasto sanitario.

La consejera de Salud y Consumo del Gobierno de Aragón, Luisa Noeno, se puso en contacto con la anterior consejera para intentar solucionar el problema, pero fue en balde. «Nosotros aconsejamos a nuestros pacientes crónicos que se vayan a desplazar a Cataluña que acudan a su médico de cabecera en Aragón y le pidan toda la medicación o las recetas necesarias antes del viaje, así como la hoja de tratamiento crónico que les facilitará », explicaron desde Salud y Consumo.

 

Contra la igualdad en sanidad

Totalmente en contra de la actitud de los facultativos catalanes se han mostrado los del Colegio de Médicos de Zaragoza. Sus representantes insisten en que el acceso a la sanidad, al margen de comunidades autónomas, debería ser un derecho en el territorio nacional al que todo el mundo optase en igualdad de condiciones. «Sin embargo, ciertas trabas impiden que se cumpla con esta máxima que, además, abandera el Consejo Interterritorial de Salud, en el que participan todos los consejeros nacionales del ramo», denuncia el vocal de Atención Primaria de la junta del Colegio de Médicos, José Antonio Gil-Lahorra.

A su juicio, se trata de una decisión «injusta» y «fuera de la normalidad» que, además, «causa ansiedad y malestar en pacientes que suelen ser mayores y llevan mucho tiempo dejando riqueza en Cataluña».

Este doctor asegura que en los más de 30 años que lleva ejerciendo la medicina en Aragón, nunca ha visto que se negara una receta a alguien que llegaba de fuera, algo frecuente en la zona del Pirineo, sobre todo en época de esquí.

(Más información en la edición impresa de HERALDO DE ARAGÓN)

Etiquetas