Despliega el menú
Aragón

TRANSPORTE AÉREO

Caladero retoma una de sus rutas de carga y espera abrir otra en diciembre

La importadora de pescado fresco recuperó ayer el vuelo semanal desde Sudáfrica y quiere poner en marcha otro desde Namibia.

La firma Caladero, principal importadora de pescado fresco de España, ha logrado retomar una de las rutas de carga con las que operaba regularmente desde el aeropuerto de Zaragoza y que tuvo que cancelar porque las aerolíneas con las que trabajaba quebraron. Ayer mismo volvió a aterrizar en las instalaciones de Garrapinillos el Boeing 747 de la compañía MK Airlines que hasta hace algo más de tres meses unía Johannesburgo (Sudáfrica) con la capital aragonesa una vez por semana.

Además, según informaron fuentes del Gobierno de Aragón, Caladero tiene previsto abrir en las próximas semanas una segunda ruta de carga que conecte Zaragoza con Namibia. La empresa importadora de pescado prefirió no dar más detalles al respecto, aunque sí confirmó la noticia y concretó que espera que esos vuelos se pongan en marcha a mediados de diciembre.

A la espera de que fructifique esa segunda conexión con un país africano, el restablecimiento del vuelo que todos los lunes transportaba desde Johannesburgo unas 100 toneladas de pescado permitirá que el tráfico de mercancías en el aeropuerto zaragozano se recupere del bajón que supuso la suspensión de los vuelos de carga de caladero. La quiebra de las compañías aéreas con las que operaba la firma importadora de pescado -MK y Girjet- supuso que uno de los pilares del tráfico aéreo, el de los productos perecederos, quedara reducido a la mínima expresión.

Las aerolíneas quebraron

La ruta regular que traía pescado fresco desde Sudáfrica se suspendió hace más de tres meses por los graves problemas económicos de MK Airlines, una compañía británica dedicada a las mercancías que trabajaba con aviones Boeing 747, un modelo de gran tamaño difícil de encontrar.

Lo mismo había sucedido anteriormente con Girjet, una aerolínea catalana con la que Caladero llegó a un acuerdo para concentrar en Zaragoza los aviones cargueros que tenía dispersos por Madrid, Vitoria y Bruselas.

La coyuntura económica, el precio de los combustibles y la dificultad de encontrar aparatos de las características del Boeing 747, una de las aeronaves con mayor capacidad del mercado, han lastrado la búsqueda de otras compañías aéreas obligando a Caladero a traer sus capturas en viajes ocasionales. De hecho, según explicaron fuentes de la empresa, el vuelo semanal desde Johannesburgo se ha podido retomar gracias a que MK Airlines ha sido reflotada tras una ampliación de capital y nuevas entradas en su accionariado.

La conexión entre la capital aragonesa y la sudafricana se recuperó ayer lunes. Según fuentes del aeropuerto de Zaragoza, el aparato aterrizó en Garrapinillos de madrugada, en torno a las 5.00, y despegó apenas una hora después.

Hasta que se interrumpió la ruta, los vuelos de MK suponían el 11% del tráfico de mercancías de las instalaciones, y la carga propiedad de Caladero, el 9% -la diferencia se debe a que la aerolínea aprovechaba para transportar otros productos-.

El interés de Caladero en crear y consolidar nuevas rutas internacionales de carga con destino a Zaragoza es máximo, ya que el año que viene la firma pretende abrir en Pla-Za una macroplanta de procesamiento de pescado y la consecución de varios enlaces aéreos con la capital aragonesa le aseguraría parte de la materia prima. Las nuevas instalaciones conllevan una inversión de 40 millones de euros y están preparadas para tratar 350 toneladas de pescado al día.

No obstante, la mitad de las capturas de esta empresa llegan en aviones comerciales, ya que esta fórmula sale mejor de precio que contratar un carguero. El viaje finaliza por carretera en la planta que Caladero tiene actualmente en Pedrola.

Etiquetas