Despliega el menú
Aragón

AGUA

Biel recuerda que una ley orgánica impide el acuerdo bilateral España-Cataluña sobre el Segre

Los de Cataluña son además, junto con los embalses del Segura y los de las cuencas atlántica y mediterránea de Andalucía, los únicos que han registrado descensos durante la última semana, según los últimos datos que ha hecho públicos el Ministerio de Medio Ambiente.

El vicepresidente aragonés, José Ángel Biel, advirtió de que una ley orgánica como es el Estatuto de Autonomía de Aragón impide de forma taxativa que los gobiernos españoles y catalán lleguen a un acuerdo "bilateral" sobre el trasvase del Segre al Llobregat para abastecer el área de Barcelona.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno aragonés, Biel fue preguntado por la polémica abierta en torno al proyecto de la Generalitat de Cataluña de trasvasar "temporalmente" agua del Segre al Llobregat, plan al que se opone el Ejecutivo aragonés y también, en principio, el central.

El artículo 72.3 del Estatuto de Autonomía de Aragón establece que la Comunidad debe emitir un informe preceptivo para cualquier propuesta de obra hidráulica o de transferencia de aguas que afecte a su territorio y emplaza al Gobierno de España a propiciar "de forma efectiva" el acuerdo entre todas las Comunidades Autónomas que puedan resultar afectadas.

Por lo tanto, explicó Biel, ésta no es una cuestión "bilateral", toda vez que el Segre es un afluente del Ebro (en el que precisamente desemboca en territorio zaragozano) y éste atraviesa nueve comunidades.

Todas ellas tendrían algo que decir en el Consejo del Agua de la Cuenca, según entiende el Gobierno aragonés, que califica la propuesta de trasvase del Segre de "cuestión multilateral".

Además, el artículo 19 del Estatuto aragonés, recordó Biel, establece "con meridiano rigor" que las administraciones públicas aragonesas "no pueden aceptar ningún tipo de trasvase, y punto".

Emplazó por otro lado a la Generalitat de Cataluña a explicar "mejor" qué problemas tienen, para qué necesitan el agua y qué alternativas barajan, y puso de ejemplo a la Comunidad Valenciana, que también pide agua de un trasvase pero lo hace "para regar más", no para solucionar abastecimientos urbanos.

En Aragón, insistió, hay muchos municipios que en verano tienen graves problemas de abastecimiento y deben de ser atendidos con camiones cisterna.

Aunque este problema "no tiene nada que ver" con los cinco millones de personas afectadas en Cataluña, Biel opinó que para quien se queda sin agua es igual de grave, y por eso apuntó que lo que hay que hacer es buscar una solución como la que se aplica en estos pueblos, "pero más gorda".

La Generalitat, añadió Biel, seguro que tiene "imaginación y medios" para solucionar el problema del abastecimiento de agua de boca sin recurrir a los trasvases.

José Ángel Biel estimó que el presidente del Gobierno, Marcelino Iglesias, ha reaccionado bien y "está haciendo lo que tiene que hacer", que es dejar "meridianamente claro" que el Ejecutivo autonómico "no se sale" de lo que marca el Estatuto.

 

Los embalses siguen bajando

 

Los embalses catalanes continúan descendiendo y se encuentran al 19,6 por ciento de su capacidad, la mitad de lo que acumulaban el año pasado en las mismas fechas y casi una cuarta parte de lo que tenían dos años atrás.

Los de Cataluña son además, junto con los embalses del Segura y los de las cuencas atlántica y mediterránea de Andalucía, los únicos que han registrado descensos durante la última semana, según los últimos datos que ha hecho públicos el Ministerio de Medio Ambiente.

La reserva total de agua embalsada ha subido más de un punto, hasta situarse en el 46,6 por cieno de su capacidad, quince puntos menos que la cantidad acumulada en los primeros días de abril del pasado año.

Las cuencas que presentan la situación más precaria son la del Segura, cuyos embalses están al 17,8 por ciento, una situación casi idéntica a la del pasado año, y los de las cuencas internas de Cataluña, que están al 19,6 por ciento.

Según la misma fuente, los embalses de Entrepeñas y Buendía, en la cabecera del Tajo y de los que depende el trasvase de aguas hacia el Segura, acumulan 275 hectómetros cúbicos de agua, sólo 35 más de los 240 en que se sitúa la "línea roja" por debajo de la cual la ley impide realizar esa transferencia de agua.

Etiquetas