Despliega el menú
Aragón

PRECAMPAÑA ELECTORAL

Biel exhibe la patente de los pactos

El presidente del PAR evidenció ayer que está abierto a cualquier alianza, pero no a cualquier precio. Y entre otras condiciones puso las comarcas, en un aviso al PP, o el compromiso añadido del Gobierno con Aragón.

El PAR logró llenar el pabellón polideportivo de Calatayud
Biel exhibe la patente de los pactos
JORGE MIRET

Amenos de un año de las elecciones, el presidente del PAR, José Ángel Biel, dejó ayer muy claro que está dispuesto a pactar con cualquiera, pero siempre y cuando PP o PSOE le garanticen, además de un "pacto en Aragón", una verdadera relación "bilateral" con el Gobierno de Madrid. Lo denominó como "un pacto por Aragón", imprescindible, a su juicio, para resolver el déficit de infraestructuras, la financiación o la gestión de la reserva estratégica de agua. Y, al igual que el secretario general, Alfredo Boné, mandó un recado a los conservadores: las comarcas son sagradas.

Ante unos mil militantes, cargos y futuros candidatos municipales, el líder del PAR anunció en el polideportivo de Calatayud que recurrirá a la "patente" de la gobernabilidad de Aragón, de la que han necesitado conservadores y socialistas desde 1987. Pero fue explicando a lo largo de media hora de discurso sus condiciones. "No estaremos en ningún sitio a cualquier precio", dijo obviando que lleva tres legislaturas gobernando en coalición con los socialistas.

A cualquiera que lleve tantos años en el partido como Biel y que asistiera ayer a su convención territorial le habrían sonado los manidos eslóganes que fue trufando junto a las exigencias para un pacto postelectoral. Que si el PAR representa el centro, que si el PAR es el único capaz de romper el bipartidismo, que Aragón no sería igual sin el PAR o que esta Comunidad "se la juega" en las próximas elecciones. Y, como siempre, votar en positivo es hacerlo por su partido, "el que defenderá esta tierra".

Como en cualquiera de sus intervenciones, el vicepresidente aragonés fue desgranando gracias y golpes para mantener la atención. Y el que más gustó fue el que dedicó a la presidenta del PP, Luisa Fernanda Rudi, tras su puesta de largo como candidata a la DGA hace tres semanas, tal vez para marcar distancias tras la reciente comida con ella y con Rajoy que tanto ha dado que hablar: "Se han propuesto candidatas sin una bandera de Aragón en el escenario. Pero gaviotas había a pesar de estar lejos del mar".

La política territorial como base

El énfasis lo puso en la política territorial. Y especialmente en las comarcas, la piedra angular de la administración a tenor de sus palabras. Tanto, que anunció un proyecto de ley para cargarse las diputaciones provinciales y sustituirlas por corporaciones provinciales de representación comarcal.

Biel cargó las tintas y arremetió contra el PP sin citarlo por cuestionar las comarcas tras haberlas votado. El presidente Iglesias, consciente de la sensibilidad de su socio con esta cuestión, hizo ayer un guiño desde Pomar de Cinca defendiendo el papel de las comarcas "porque permiten que los jóvenes del medio rural tracen su futuro en el territorio".

Pero el líder aragonesista también cuestionó la ideología de sus socios, parafraseando a Churchill: "El socialismo intenta derribar la riqueza, pero no eliminar la pobreza". Y también logró el aplauso del público congregado, entre los que había 550 representantes de las candidaturas municipales.

Hasta dos veces se refirió a los remanentes de las inversiones que no ejecuta Madrid en Aragón, otra de las principales exigencias a las que aludió para pactar en la siguiente legislatura. Y lo adobó con una de las recetas que mejor resultados dan en política, la del agravio comparativo: "Acabar el Pacto del Agua y hacer la Travesía Central del Pirineo valen exactamente lo mismo que la T4 de Barajas".

Unos minutos antes, el secretario general del partido, Alfredo Boné, se mostró convencido de poder cerrar este año 700 candidaturas. "Vamos a presentar los mejores candidatos, aragoneses con ilusión, con ideas, con rasmia", dijo antes de mostrarse convencido de poder "reconquistar" la presidencia de Aragón.

Y es que ambos líderes recurrieron a la épica, hasta el punto de llegar a decir que la comarcalización había completado un proyecto de organización territorial de Aragón que, según Boné, es "la envidia de media Europa y media España". Remarcó que no entendía que quien había votado las comarcas, en alusión al PP, "ataque ahora un proyecto de estas características".

Su fe en esta administración le llevó a anunciar que en las elecciones presentarán por primera vez programas comarcales, entre ellos el denominada "211 para el 2011", que tiene como objetivo organizar 211 "acciones" públicas.

Boné y Biel fueron los encargado de cerrar un acto político que se convirtió en un mitin de precampaña tras pasar por el escenario durante hora y media los máximos responsables territorial del partido (José Antonio Sanmiguel, Joaquín Peribáñez, Roque Vicente y Alberto Contreras) y los coordinadores de las cuatro ponencias (Xavier de Pedro, Carlos Franco, Ana de Salas y Marina Sevilla). Estos últimos se encargaron de resumir la recopilación de ideas de un grupo de 90 militantes y simpatizantes sobre territorio, autonomía, economía y desarrollo sostenible en el medio rural.

Etiquetas