Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

EDUCACIÓN

Barracones traídos del Pirineo para los alumnos del colegio de Calamocha

Los padres de los niños anuncian que realizarán protestas si el Gobierno aragonés no amplía pronto el edificio escolar.

En el patio del Colegio Público Ricardo Mallén de Calamocha, junto al gimnasio y en lo que antes era una pista de futbito, se encuentran desde el pasado jueves dos aulas prefabricadas que han sido instaladas por el Departamento de Educación del Gobierno de Aragón para solventar temporalmente los problemas de espacio que sufre el centro.

 

Los alumnos que ocuparán estas aulas son los de sexto de Primaria, 35 estudiantes en total, que desde el comienzo del curso están dando clase en las aulas de Psicomotricidad destinadas a los alumnos de Infantil.

 

La instalación de los dos barracones, que durará toda esta semana, será compleja debido a los requerimientos técnicos que estas aulas prefabricadas necesitan. Para llevar a cabo el montaje, el Centro se puso en contacto el pasado mes de agosto con el Ayuntamiento de la localidad, que es el encargado del mantenimiento del colegio. Entre otras cosas, solicitó una toma eléctrica con un voltaje cercano a los 17.000 vatios, los necesarios para abastecer la instalación.

 

Las aulas tienen una superficie de 50 metros cuadrados. Cada una cuenta con siete radiadores y sistema de aire acondicionado. Las características del interior de las aulas era un aspecto que preocupaba tanto a la Dirección del Centro como a la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA), debido a las bajas temperaturas que son habituales durante el invierno en Calamocha. Por ello, según la Dirección General de Educación, se están instalando en el colegio Ricardo Mallén unas aulas prefabricadas que han sido utilizadas en el Pirineo oscense, donde el clima es tan severo como en esta zona de la provincia de Teruel.

 

La AMPA se enteraba de la instalación de las aulas móviles hace apenas 15 días por los medios de comunicación. Lucía Sevilla, presidenta de esta asociación, aseguró ayer que oficialmente nunca se les había comunicado esta urgente necesidad de espacio del colegio de Calamocha y menos aún la medida de instalar a los niños en naves prefabricadas.

 

"Antes de comenzar el curso escolar, la nueva Dirección del Centro ya barajaba esta posibilidad y por ello se puso en contacto con el Ayuntamiento de Calamocha, pero no se nos dijo nada", protestó Sevilla.

 

Movilizaciones

La semana pasada, la AMPA acordaba en una reunión extraordinaria mandar un escrito de queja a la Dirección Provincial de Educación. En ese comunicado exigían la redacción cuanto antes del proyecto de ampliación del colegio. "Hemos dado de plazo hasta finales de año y si no vemos movimiento de técnicos o no recibimos respuesta, entonces nos plantearemos movilizaciones", afirmó Lucía Sevilla.

 

Desde la Asociación temen que esta medida temporal se alargue en exceso si no se comienza con el proyecto de ampliación. La situación puede ser más complicada, como así refleja Lucía Sevilla, "para el próximo curso, cuando nos podemos encontrar con cuatro aulas prefabricadas en el patio del colegio".

 

La directora del colegio, Mari Luz Serrano, aseguró que el director general de Política Educativa, Felipe Faci, se ha puesto en contacto con el Centro para confirmar que antes de final de año el proyecto estará redactado.

Etiquetas